AP
21 de mayo de 2017 / 02:42 p.m.

CARACAS.- Un joven de 23 años fue herido de bala la noche del sábado durante una concentración en una barriada de una ciudad occidental de Venezuela y se convirtió en la más reciente víctima fatal en casi dos meses de protestas en contra del presidente Nicolás Maduro, confirmó el domingo la Fiscalía General.

Las protestas callejeras han dejado 49 muertos.

Edy Alejandro Terán, de 23 años, murió la noche del sábado durante una manifestación en el sector El Murachí de la ciudad de Valera, a unos 430 kilómetros al suroeste de Caracas, indicó el Ministerio Público en un comunicado. El joven ingresó a un hospital cercano sin signos vitales.

De acuerdo a investigaciones preliminares, el sábado se desarrollaba una concentración en El Murachí, cuando presuntamente llegaron al lugar varias personas armadas que dispararon en repetidas oportunidades contra el grupo de manifestantes, indicó el escrito.

El alcalde del municipio Valera, José Karkom, a través de Twitter denunció que Terán fue asesinado "por los paramilitares del régimen", en alusión a los llamados "colectivos", grupos armados que se identifican con el gobierno.

Las protestas comenzaron a finales de marzo después que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia --señalado de estar bajo el control del gobierno-- emitiera un fallo que anulaba la Asamblea Nacional, controlada por la oposición. Esa decisión luego fue revocada en medio de una tormenta de críticas, pero las protestas continuaron.

Los manifestantes exigen elecciones generales y acusan al presidente Maduro de convertirse en un dictador. También lo culpan de ser el responsable de la inflación de tres dígitos, del auge delictivo y de la severa escasez de alimentos, medicinas, entre otros productos básicos que agobian a los venezolanos.

Maduro ha prometido resolver la crisis convocando a una Asamblea Constituyente para redactar una nueva carta magna. La oposición rechaza vehementemente esa iniciativa ante el temor de que sirva de excusa para diferir aún más una serie de elecciones regionales pendientes, y permita además introducir cambios en la carta magna que limiten las libertades ciudadanas e incremente los poderes del jefe de Estado.