REUTERS
14 de febrero de 2016 / 09:18 p.m.

KABUL- Las víctimas civiles de la guerra en Afganistán alcanzaron niveles récord por séptimo año consecutivo en 2015, mientras la violencia se extendía por todo el país tras la retirada de la mayoría de las tropas internacionales, dijo el domingo Naciones Unidas.

Al menos 3.545 no combatientes murieron y otros 7.457 resultaron heridos por enfrentamientos el año pasado, lo que supone un aumento de un 4 por ciento con respecto a 2014, dijo la organización internacional en su informe anual sobre las bajas civiles.

"El daño causado a los civiles es totalmente inaceptable", dijo Nicholas Haysom, jefe de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán, en un comunicado.

Combates cada vez más desesperados entre fuerzas gubernamentales respaldadas por Occidente y grupos insurgentes suponen que más no combatientes se ven atrapados en el fuego cruzado, dijeron los investigadores.

Las mujeres y los niños se vieron especialmente afectados, ya que las bajas entre las mujeres se dispararon un 37 por ciento mientras que las muertes y lesiones aumentaron 14 por ciento entre los niños.

Las bajas atribuidas a las fuerzas de seguridad progubernamentales saltaron un 28 por ciento en comparación con 2014.

Un aumento de un 9 por ciento en las bajas civiles causadas por las fuerzas militares internacionales se atribuyó principalmente a un ataque aéreo de Estados Unidos en octubre contra un hospital de Médicos sin Fronteras en el que murieron 42 empleados, pacientes y familiares e hirió a otros 43.

En total, 103 civiles murieron y 67 resultaron heridos por las fuerzas extranjeras del año pasado, según el informe.

Como en años anteriores, grupos insurgentes como los talibanes fueron responsabilizados de la mayoría de las muertes y heridas de civiles, el 62 por ciento.

Los investigadores acusaron a los insurgentes de la creciente utilización de tácticas que "de forma deliberada o indiscriminada" causan daño a los civiles.

Desde que Naciones Unidas comenzó a registrar sistemáticamente las bajas civiles en Afganistán en 2009, ha documentado casi 59.000 muertes y heridos.