10 de septiembre de 2014 / 05:56 p.m.

La Habana.- La segunda delegación de víctimas del conflicto armado participó el miércoles en una sesión del diálogo de paz que el gobierno colombiano y las FARC adelantan en la capital cubana.

"Queremos en esta ocasión darles nuestro saludo de bienvenida a todos y a todas, abriendo nuestros corazones, de manera especial hacia quienes hacen parte del grupo de víctimas, independientemente de su procedencia y sus visiones respecto a la realidad de la confrontación" expresó el comandante rebelde Iván Márquez.

"Sin duda ustedes tienen un papel muy importante si lo que se desea realmente es buscar y ofrecer alternativas a la guerra y al desangre nacional", agregó.

Las 12 víctimas de las guerrillas, de paramilitares y de agentes del Estado corruptos fueron seleccionadas por Naciones Unidas, la Universidad Nacional y la Iglesia Católica y llegaron a la capital cubana el martes.

Entre ellas destaca, Marisol Garzón, hermana del periodista y humorista Jaime Garzón, asesinado en Bogotá hace 15 años por paramilitares y militares corruptos, según las investigaciones de las autoridades colombianas.

También está Consuelo González de Perdomo, veterana política secuestrada por las FARC en septiembre de 2001 hasta enero de 2008 cuando el grupo guerrillero la liberó.

El primer grupo de víctimas viajó a La Habana a mediados de agosto para sostener un encuentro con los delegados de ambas partes. En total serán 60 las víctimas que en varios grupos viajarán a isla.

El gobierno colombiano de Juan Manuel Santos y el grupo rebelde de las FARC adelantan en Cuba un proceso de paz desde noviembre de 2012 con el objetivo de poner fin a un conflicto interno de más de 50 años.

Las delegaciones lograron hasta la fecha acuerdos parciales en tres puntos, la reforma agraria y los problemas relacionados con la tierra, la participación política de los rebeldes y el combate conjunto al narcotráfico. En tanto en la actualidad el tema en debate es el de las víctimas, punto que muchos expertos y observadores consideran como el más complejo de las conversaciones.

FOTO: APAP