MILENIO DIGITAL
23 de agosto de 2015 / 08:49 p.m.

París y Washington.- El atacante que abrió fuego el viernes en un tren Ámsterdan - París y fue neutralizado por  militares estadunidenses, había viajado a Siria y estaba fichado por los servicios franceses y españoles debido a sus vínculos con islamistas radicales.

El sospechoso, detenido en dependencias de la policía francesa en las afueras de París, fue identificado como el ciudadano marroquí Ayoub El Khazzani, de 26 años.

Vivió "siete años en España, primero en Madrid y luego en Algeciras (sur) entre 2007 y marzo de 2014, antes de mudarse a Francia", indicó ayer a la agencia francesa de noticias AFP un miembro español de la lucha antiterrorista. "Una vez en Francia, se desplazó a Siria, antes de regresar a Francia".

Según el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, los servicios españoles señalaron al sospechoso por su "pertenencia al movimiento islamista radical".

Armado con un fusil de asalto Kaláshnikov con nueve cargadores, una pistola automática Luger y un cargador de 9 mm, además de un cúter, el marroquí abrió fuego al menos una vez el viernes en el tren de alta velocidad Thalys 9364 Ámsterdan - París, poco después de su entrada en territorio francés.

La matanza que aparentemente se aprestaba a cometer fue evitada gracias a la intervención de un grupo de estadunidenses, entre ellos dos militares, y un británico, que neutralizaron al agresor.

Dos de los militares resultaron heridos, uno por arma blanca que llevaba el atacante.

LOS HECHOS

La narración hecha a varios medios de comunicación por los militares, Alek Skarlatos y Spencer Stone, y un estudiante amigo de ellos, Anthony Sadler, todos ellos de vacaciones en Europa, describe un incidente "muy rápido" y "loco".

"Me di la vuelta y vi a un hombre entrar (al vagón) con un Kaláshnikov. Mis amigos y yo nos agachamos y luego dije '¡Vámos por él!'", detalló Skarlatos, miembro de la Guardia Nacional del Estado de Oregón (oeste de EU), que regresó hace poco de una misión en Afganistán.

"Spencer corrió unos 10 metros en dirección del tipo. El hombre sacó un cúter y cortó a Spencer detrás del cuello, prácticamente le cortó también el pulgar", contó Skarlatos.

"En ese momento llegué yo y le quité su arma y lo golpeamos hasta que quedó inconsciente. Luego lo atamos", agregó.

"Para ser honesto, no sé por qué no logró disparar pero parece que el arma se le trabó", declaró por su parte Chris Norman a la prensa, un consultor británico de 62 años que también ayudó a neutralizar al atacante.

Norman dijo que al ver al atacante su primera reacción fue esconderse, pero después pensó que, como iba a morir de todas maneras, era mejor hacer algo al respecto.

Según imágenes filmadas con un celular en el interior del tren, y divulgadas por las televisoras, se puede ver al asaltante -un joven delgado, con pantalón claro y torso desnudo- tendido en el suelo, conlas manos atadas en la espalda. Un Kaláshnikov aparece apoyado en un asiento, y puede verse algo de sangre en una ventana del vagón.

Este ataque se produce ocho meses después de los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo y el supermercado Hyper Casher, que dejaron 17 muertos en París.

LLAMADA DE OBAMA

El presidente estadunidense, Barack Obama, llamó ayer por teléfono a los tres estadunidenses que frustraron el atentado a bordo del tren que se dirigía de Ámsterdam a París, para felicitarlos por su "heroica acción".

El vocero de la Casa Blanca, Erick Schultz, informó que Obama conversó por teléfono con los militares Spencer Stone y Alek Skarlatos, y el estudiante Anthony Sadler, a quienes expresó su gratitud por sus heroicas acciones que evitaron una tragedia mayor cuando un  hombre intentó atacar a los pasajeros del tren. También el británico Chris Norman contribuyó a dominar al agresor.

Schultz reveló que en la llamada, Obama le deseó a Stone una rápida y completa recuperación tras ser alcanzado por una cuchilla del atacante y le expresó el orgullo de todos los estadunidenses por la extraordinaria valentía que mostraron.

El presidente de Francia, François Hollande, quien los calificó como "héroes", los recibirá mañana en el Palacio del Elíseo.