NOTIMEX
7 de diciembre de 2015 / 04:21 p.m.

Los Ángeles.- Los dos causantes del tiroteo en San Bernardino “fueron radicalizados por algún tiempo”, anunciaron autoridades federales de Estados Unidos, lo que dijeron pudo haber ocurrido por meses o años.

“Pero hasta el momento no se puede confirmar que haya habido una extensa radicalización desde el extranjero”, aclaró el director asistente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) en Los Ángeles, David Bowdich.

“La investigación está aún por determinar si tuvieron vínculos con organizaciones terroristas del exterior”, puntualizó en una rueda de prensa celebrada en San Bernardino, California.

El funcionario, junto con autoridades de ATF y de la policía de San Bernardino, presentaron una actualización de las investigaciones por el tiroteo en el centro regional Inland, de San Bernardino, ocurrido la semana pasada.

Bowdich señaló que aún se mantiene una investigación para determinar si recibieron recursos del exterior y de los grupos terroristas con los que podrían haber mantenido contacto.

Syed Rizwan Farook y su esposa Tashfeen Malik protagonizaron el tiroteo en el centro, que dejó un saldo de 14 muertos y 21 heridos, y un par de horas después fueron eliminados por policías de San Bernardino.

En la investigación de la casa de éstos en Redlands, Bowdich señaló que fueron encontradas 19 pipas con las que podrían ser fabricados explosivos.

“Creemos que ambos sujetos estaban radicalizados y por esa razón aún seguimos ampliando nuestras investigaciones, para determinar todos los detalles”, aseveró.

El funcionario del FBI confirmó que el amigo de Farook, Enrique Márquez, fue interrogado y es investigado luego de que él fue quien compró dos rifles de asalto que estaban en poder de Farook.

“Por esa razón continuaremos realizando todas las entrevistas e investigaciones posibles, además de preparar todos los escenarios posibles hasta dejar en claro todo”, prometió Bowdich.

Representantes del ATF señalaron que dos de las armas fueron compradas de forma legal por Farook en California.

Se confirmó que Márquez, residente de Riverside, California, después de los atentados ingresó a un hospital mental, pero aún así es interrogado por las autoridades federales para determinar si sabía del plan criminal.

Farook y Malik habían recabado un arsenal de más de dos mil balas para una pistola calibre nueve milímetros, dos mil 500 balas para rifle calibre .223, así como cientos de elementos para elaborar explosivos.

En su incursión en el centro regional, la pareja disparó alrededor de 75 tiros mientras se desarrollaba una reunión navideña del departamento de Salud del condado de San Bernardino, en donde trabajaba Farook.