26 de enero de 2013 / 02:46 a.m.

La Arquidiócesis Primada de México responsabiliza de la acción a la jefa delegacional, Nora Arias, en el predio que aloja a peregrinos de distintos lugares del país que acuden a la Basílica.

 Ciudad de México • La Arquidiócesis de México denunció que la jefa delegacional en Gustavo A. Madero, Nora Arias, cerró el albergue San Juan Diego hoy con lujo de violencia, el cual es utilizado por los peregrinos que llegan a la Basílica y de esta forma se evita que duerman a la intemperie.

El predio está destinado desde el año 2000 a albergar y ofrecer infraestructura para preparar alimentos a favor de los peregrinos que acuden de todo el país, gracias a un comodato suscrito con el gobierno local.

La Arquidiócesis Primada de México exige que cesen las hostilidades de la delegada de la GAM en contra los peregrinos y que se devuelva el inmueble para el uso al que fue destinado.

Este albergue temporal comenzó a funcionar el 9 noviembre del año 2000, en una superficie de aproximadamente 22 mil 178 metros cuadrados, del antiguo paradero del transporte público de la ciudad de México, y que era usado por la extinta Ruta 100.

Tiene capacidad de albergue para 900 personas, con servicios básicos de sanitarios, regaderas, dormitorios y un comedor común. El espacio abierto se ocupa como estacionamiento para los autobuses que transportan a los peregrinos. Tiene capacidad para 150 autobuses.

Se pretende optimizar este espacio a través de la construcción de más dormitorios, servicios de baños, comedores, enfermería y servicios médicos, así como la implementación de una guardería temporal, tienda de productos básicos, farmacia popular y la misma administración de la casa.

Se da alojamiento a cerca de tres mil 500 peregrinos diarios de las distintas regiones de nuestro país, en días especiales. Al año ingresan aproximadamente 44 mil 384 unidades vehiculares y un millón 331 mil 520 peregrinos.

EUGENIA JIMÉNEZ