AP
3 de julio de 2015 / 12:36 p.m.

Hawai.- Un avión propulsado por energía solar aterrizó este viernes en Hawai, luego de un histórico vuelo de cinco días sobre el Océano Pacífico desde Japón.

El piloto Andre Borschberg y su aeronave para un solo pasajero, aterrizaron en Kalaeloa, un pequeño aeropuerto a las afueras de Honolulu. El viaje de 120 horas desde Nagoya rompió el récord mundial del vuelo sin escalas más duradero de la historia, de acuerdo a información de su equipo. El difunto aventurero estadounidense, Steve Fossett, tenía la marca anterior de 76 horas, cuando se trasladó, en un jet especialmente diseñado, alrededor del mundo en el año 2006.

Pero Borschberg voló el Solar Impulse 2 sin combustible. En lugar de eso, sus alas están equipadas con 17.000 celdas solares que recargan las baterías y utilizó la energía acumulada para viajar de noche.

Tras volar 120 horas aterriza avión solar en Hawai

La velocidad ideal de vuelo del avión es de 28 mph (45 kph), aunque se puede duplicar durante el día, cuando los rayos del sol están a su mayor intensidad. La aeronave fabricada de fibra de carbón pesa más de 2.260 kilogramos (5.000 libras), o el equivalente a una minivan.

Borschberg y su copiloto, Bertrand Piccard se han turnado para llevar el avión en su viaje alrededor del mundo, desde que despegaron en marzo pasado de Abu Dhabi. Luego de su estancia en Hawai, la aeronave volará rumbo a Phoenix y de ahí a Nueva York. Únicamente Borschberg estaba a bordo del avión durante esta escala.

El proyecto, que comenzó en 2002 y tiene un costo estimado de 100 millones de dólares, tiene como objetivo resaltar la importancia de la energía renovable y el espíritu de la innovación. Los vuelos con energía solar aún no son prácticos de manera comercial, debido al largo tiempo de traslado y las restricciones de clima y peso de la aeronave.

El avión llegó a Hawai justo en un momento en el que el estado ha lanzado su propio y ambicioso proyecto de energía limpia. El gobernador David Ige aprobó el mes pasado una legislación en la que todas las ganancias que genere Hawai sean destinadas a que para el año 2045, el 100% de su electricidad provenga de recursos renovables. Actualmente el estado opera con 21% de su energía de fuentes renovables.

Borschberg tomó siestas y practicó yoga para lidiar con el largo viaje.

"El yoga ha sido un gran apoyo para este vuelo sobre el Pacífico: Afecta mi humor y mi mente de una manera positiva", escribió el jueves en un tuit desde el avión.