22 de marzo de 2013 / 12:57 a.m.

Leonardo Valdés Zurita aseguró que se organizaron con éxito y apegados a derecho los comicios federales de 2009 y 2012, luego de que universitarios en Oaxaca criticaron su desempeño.

 

Oaxaca • Tras ser puesto en entredicho su desempeño en los comicios federales de 2012, el presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral, Leonardo Valdés Zurita, aseguró haber cumplido "sobradamente" con su encomienda al haber organizado con éxito dos procesos electorales apegados a derecho, y permanecerá en su encargo hasta el último día de octubre próximo, cuando terminará su periodo.

El consejero electoral recibió cuestionamientos por parte de estudiantes en su visita a la sede del campus de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, que lo acusaron de permitir el fraude electoral y permitir el regreso del PRI a Los Pinos.

Afirmó que el IFE salió ganando en los últimos comicios, lejos de perder credibilidad, porque hubo una gran participación ciudadana, porque las casillas las instalan y cuidan los ciudadanos y sin ellos no habría elecciones. "Yo creo que mi mandato sale fortalecido por la participación generosa de los ciudadanos".

Planteó que a México le hace falta cultura de la legalidad y democrática, incluyente, de tolerancia, de participación para que podamos todos ir construyendo un sistema de gobierno en el que nos sentimos todos representados.

Con respecto a su presidencia del Consejo General del IFE, afirmó que su ciclo concluye y que se va, "no me corren, yo ya avisé que terminé, que voy a terminar mi periodo, estoy trabajando para concluirlo, no tengo ninguna aspiración de reelección".

Dijo que los cargos de elección son por un periodo, "mi periodo termina el ultimo día de octubre, y hasta este ese día seré presidente, yo ya cumplí sobradamente con mi encomienda".

Precisó que organizó con éxito dos procesos electorales en 2009 y 2012, que estuvieron apegados a derecho, "quiero decirle que la última elección fue la más participativa en la historia de este país, votaron más de 50 millones de ciudadanos en paz, en un país que estaba en condiciones de seguridad difíciles".

"Logramos instalar más de 143 mil casillas a lo largo y ancho de la República. Los ciudadanos emitieron en libertad su sufragio, eligieron a sus diputados, a sus senadores, al presidente de la República, tuvimos elecciones coincidentes donde el IFE ha participado, además de que hemos apoyado a las elecciones de los 31 estados y la Jefatura del Distrito Federal. De tal suerte que estoy muy satisfecho con lo que hice, tengo la conciencia tranquila".

Afirmó que el IFE salió ganando en los últimos comicios, lejos de perder credibilidad, porque hubo una gran participación ciudadana, porque las casillas las instalan y cuidan los ciudadanos y sin ellos no habría elecciones.

Valdés indico que el regreso del PRI también implica una alternancia y fortalecimiento de la democracia porque que cuando un partido que está en el poder pierde, y gana otra fuerza política, eso, según la ciencia política, se llama alternancia.

No hay carpetazo del caso Monex

Leonardo Valdés aclaró que no hay carpetazo en el caso Monex y dijo que está en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales resolver si hubo o no posible compra del votos durante los comicios de julio pasado.

El consejero afirmó que en México hay democracia aunque puede ser perfectible y precisó que urgen adecuaciones a la ley.

Celebró que en el contexto del Pacto por México se discuta la posibilidad de incluir la elaboración y promulgación de una ley nacional de elecciones y una ley nacional de partidos políticos.

"Yo tengo la convicción que son un tema que debe analizar la Cámara de Diputados con mucha responsabilidad, cuidado; por supuesto que si se trata de construir una ley nacional de elecciones y una ley nacional de partidos políticos, sería viable un sistema nacional electoral en el que IFE y otras instituciones podrían participar para darle mayores garantías y certeza a las elecciones en nuestro país, sin duda que representaría un avance democrático significativo".

Respecto a las argumentaciones de presunto daño patrimonial que hizo el contralor del órgano electoral, dijo que éstas carecieron de fundamento y por ello los ocho consejeros votaron de manera unánime en contra del dictamen.

Aclaró que el IFE antes rentaba inmuebles que implicaban un gasto de hasta 20 millones de pesos al año, por lo que se decidió adquirir un inmueble propio para ahorrar dinero.

Dijo que no se justifica el daño al patrimonio financiero, porque el financiamiento utilizado fue consecuencia de una línea de crédito otorgada por el Banco Nacional de Obras y el inmueble se adquirió hasta con descuento.

"No incurrimos en ningún daño patrimonial porque compramos más barato de lo que inicialmente nos exigían por el espacio físico que adquirimos y ello lo demuestra un avalúo reciente que revela que hoy el precio oficial del edificio es de más de 300 millones de pesos".

Consideró que el controlar erró en su dicho. "El señor contralor debe aprender que cuando sus propuestas no son aprobadas por un colectivo que tienen facultades para rechazar o aprobar, tiene que acatar la determinación y no hacer declaraciones que no son dignas de un funcionario de su investidura".

ÓSCAR RODRÍGUEZ