AP
9 de mayo de 2017 / 02:50 p.m.

WASHINGTON.- El día en que la Casa Blanca amenazó con retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el yerno y asesor del presidente Donald Trump, Jared Kushner, surgió como un intermediario clave entre Estados Unidos y Canadá.

Fuentes dicen que ese día tuvo lugar un frenesí de llamadas telefónicas, pero proliferan las contradicciones sobre quién fue el que llamó a quién.

Según una fuente de la Casa Blanca, allegados al primer ministro canadiense Justin Trudeau llamaron apresuradamente a Kushner el 26 de abril al ver versiones noticiosas de que Trump estaba a punto de firmar una orden ejecutiva para abandonar el TLCAN o NAFTA, como se le conoce por sus siglas en inglés. Kushner, quien tiene a su cargo un amplio abanico de responsabilidades, incluyendo en el campo de la política internacional, está en frecuente contacto con funcionarios canadienses.

Kushner le dijo a su interlocutor canadiense que ese era un tema que debían discutir los dos mandatarios entre ellos, dijo la fuente estadunidense, que pidió no ser identificada. Los canadienses preguntaron cuándo podía llamar Trudeau. Tras consultar con otros en la Casa Blanca, Kushner dijo que Trump podría hablar en ese mismo momento.

Trump ha hablado de esa llamada como el elemento que le hizo cambiar de opinión, abstenerse de firmar esa orden ejecutiva y en lugar de ello pedir que se renegocie el acuerdo con México y Canadá. El mandatario hace alarde de esa llamada, junto con otra que tuvo con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, como prueba de que él tiene la posición fuerte al inicio de las negociaciones.

Pero el lunes surgieron en la prensa canadiense versiones de que el asunto no fue exactamente así. Según la agencia noticiosa Canadian Press, fue Kushner quien llamó al asistente de Trudeau pidiéndole convocar a una llamada entre los dos gobernantes.

Kushner, quien fue ejecutivo de bienes raíces en Nueva York antes de trabajar en la Casa Blanca, es considerado una voz de moderación entre los allegados del presidente. Es considerado también más afín a acuerdos internacionales como el TLCAN, y cabe pensar que una llamada de él al primer ministro canadiense fue un intento de orientar a Trump en esa dirección.

Una portavoz de Trudeau se negó a comentar al respecto.