AP
21 de junio de 2016 / 08:40 a.m.

Yulin. — Una ciudad del sur de China celebra el martes su festival anual de degustación de carne de perro pese a las duras críticas y protestas de activistas por los derechos de los animales.

Durante una semana, vendedores sacrificaron a perros y cocinan su carne en docenas de restaurants en la ciudad de Yulin, en una ciudad que se ha convertido en un símbolo de crueldad y podría propagar enfermedades asociadas a una industria poco regulada.

Yulin, la ciudad en China del polémico festival donde comen perro
Se cree que muchos de los perros son mascotas robadas a sus dueños o simplemente recogidos de la calle. | AP
Yulin, la ciudad en China del polémico festival donde comen perro
Se estima que entre 10 y 20 millones de perros son sacrificados para este festival. | AP
Yulin, la ciudad en China del polémico festival donde comen perro
En el festival también se puede degustar carne de gato. | AP
Yulin, la ciudad en China del polémico festival donde comen perro
Los animales son metidos en jaulas y trasladados a la ciudad sin comida ni agua.| AP
Yulin, la ciudad en China del polémico festival donde comen perro
"Stop a la matanza de perros en China", se lee las pancartas de los activistas. | REUTERS
Yulin, la ciudad en China del polémico festival donde comen perro
El gobierno ha buscado desvincularse del evento, vetando la asistencia de sus empleados o el cierre de algunos mercados. | REUTERS
Yulin, la ciudad en China del polémico festival donde comen perro
REUTERS

"Venimos a Yulin a decirle a la gente que los perros son nuestros amigos. No debería matar perros de esta forma tan cruel y muchos de los perros que matan son mascotas", manifestó Yang Yuhua, un voluntario de la ciudad de Chongqing, en el centro del país.

Se estima que entre 10 y 20 millones de perros son sacrificados anualmente en el país por su carne. El festival de Yulin se ha convertido en el centro de todas las críticas.

Se cree que muchos de los perros son mascotas robadas a sus dueños o simplemente recogidos de la calle. Los animales son metidos en jaulas y trasladados a la ciudad, a unos 2 mil kilómetros al sur de Beijing, en la provincia de Guangxi, normalmente sin comida ni agua.

En el festival también se puede degustar carne de gato, que suelen recibir el mismo maltrato.

En los últimos años, el gobierno local ha buscado desvincularse del evento, vetando la asistencia de sus empleados y limitando su tamaño con el cierre de mercados y mataderos.