15 de enero de 2013 / 01:55 p.m.

El presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano, dio su voto de confianza al gobernador de Morelos, Graco Ramírez, quien reiteró que nada tiene que ver en actos de corrupción en el caso Walmart.

Entrevistado luego de la presentación de la propuesta de reformaenergética del PRD, consideró que es una obligación de dicha empresa aclarar las acusaciones, sobre todo porque tiene muchas relaciones con autoridades mexicanas.

Zambrano Grijalva explicó que se trata de una denuncia que hace un funcionario menor de Walmart y que no existe nadie desde el Senado deEstados Unidos que esté señalando al mandatario de Morelos por esos hechos.

Afirmó que el partido del sol azteca suscribe lo que Ramírez Garrido Abreu ha expresado en su propia defensa, de que estas acusaciones son una calumnia y que de ninguna manera tiene que ver con ese asunto.

""Subrayo, como lo ha dicho el propio Graco Ramírez, que se trata de una calumnia. ¿Con qué interés?, quién sabe, habrá que revisarlo y en todo caso, como lo ha dicho, debe canalizarse, desarrollarse, hacerse realidad la denuncia por las mismas vías que el mismo ha expresado"", expuso.

Al preguntarle si metería las manos al fuego por el gobernador de Morelos, respondió: ""yo le creo a Graco lo que ha dicho en relación con este asunto"".

En otro tema, el dirigente nacional del PRD indicó que no le merece ningún comentario las descalificaciones contra el Pacto por México que hiciera Andrés Manuel López Obrador, fundador y presidente del Consejo Nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Respecto al proceso de afiliación y reafiliación que iniciará este martes su partido, dijo que estaba planeado desde antes de que renunciara López Obrador a las filas del PRD y de que el Morena se perfilara para conformarse como un nuevo partido.

""Es reiniciar una tarea que debiéramos hacer permanentemente y la vamos a reiniciar el día de mañana con ese carácter de permanente, lo más ampliamente que podamos para que refrenden su militancia quienes no lo pudieron hacer en la primera campaña de afiliación"", sostuvo.

Zambrano Grijalva comentó que de esta manera se abrirá el proceso a distintos sectores de la población que han solicitado públicamente y hasta demandado ante las autoridades electorales al PRD bajo el argumento de que es antiestatutario mantener cerrada esa posibilidad.

Entre esos sectores están los universitarios, la clase media, los intelectuales, personalidades del ámbito de la cultura, los medios de comunicación y liderazgos de organizaciones no gubernamentales, entre otros, aseveró.

El líder perredista abundó que si bien muchos integrantes de su partido han hablado de una meta de un millón a millón y medio de afiliados en un año, ""yo no quiero entrar a esas previsiones de posibles tamaños de afiliación"".

Calculó, sin embargo, que en este año ""el PRD consolidará su papel de principal partido de la izquierda mexicana y que va a seguir abriéndose camino para seguir siendo parte fundamental de la vida del país"".

Notimex