12 de mayo de 2014 / 12:50 p.m.

Monterrey.- En tan sólo cinco meses del 2014 han muerto 11 personas inocentes tras estar presentes en hechos violentos, esto al realizar sus actividades cotidianas.

Las víctimas quienes presenciaron enfrentamientos, ataques o actos delictivos de distintos tipos, no están necesariamente ligados al narcotráfico.

El último fue el perpetrado este sábado, cuando fueron asesinados una madre y su hijo al descender del camión, justo afuera de un bar en las calles Bernardo Reyes e Ignacio López Rayón, en el centro de San Nicolás de los Garza.

Un taxi en el que viajaban tres personas detuvo su marcha frente al acceso principal del bar Martiber, donde uno de los sujetos y con un arma AK-47 lanzó una ráfaga a la fachada del negocio, hiriendo de gravedad a la persona que se desempeñaba como portero del bar.

Los proyectiles no únicamente hicieron blanco en el empleado, sino también en una mujer identificada como Verónica Navarro de 47, quien caminaba por el lugar junto con su hijo de nombre Eduardo Villanueva.

Ambos murieron en las horas posteriores al ataque.

Un estudiante de la preparatoria 2, el 5 de mayo, perdió la vida después de ser baleado afuera de su casa en la colonia Arboledas de San Roque, en el municipio de Juárez.

Se trataba de José Carlos López Vázquez, de 17 años, quien salió a la tienda a comprar un refresco, cuando repentinamente un grupo de hombres armados atacaron a varias personas reunidas en el cruce de las calles Mezquite y Palo Blanco.

Un impacto de bala hizo dio en el tórax del estudiante, capitán del equipo Vaqueros, de futbol soccer, de la Preparatoria 2, en el Obispado.

Un mes atrás pero el día 12 un menor de 14 años fue asesinado durante un tiroteo de delincuentes con policías en el municipio de Guadalupe mientras viajaba en el camión de la ruta 2. Ángel Isaí González García perdió la vida y un elemento policíaco quedó herido en el lugar.

Este caso, hasta donde se ha informado, está ligado a la delincuencia común, pues no se ha ligado a los asaltantes con algún grupo del crimen organizado que opere en Nuevo León.

El pasado 27 de febrero, un repartidor de pizzas fue asesinado de tres balazos, justo cuando bajaba de su motocicleta para dejar un pedido en la colonia Xochimilco, en Guadalupe.

El motociclista fue identificado como Edgar Alejandro Casillas Ramos, de 28 años, asesinado a menos de una calle de donde se ubica su domicilio, sobre la calle Río Nazas, cruz con Xochimilco, a lado de una escuela y un kínder.

El pasado 1 de febrero, un joven de de 19 años acompañado de su familia fue alcanzado por una de las balas que disparó un hombre que huía de su agresor y que fue asesinado por calles cercanas a la estación del Metro Cuauhtémoc.

En este caso el joven sólo fue herido en esta ejecución en el cruce de las avenidas Colón y Jiménez, en la colonia Sarabia, quien fue trasladado por la Cruz Roja Metropolitana y llevado en ambulancia al Hospital Metropolitano.

Eduardo Mendieta