GUADALUPE SÁNCHEZ
7 de agosto de 2015 / 11:21 a.m.

Monterrey.- No es la carne ni la sangre, sino el corazón lo que hace a los padres e hijos una familia.

Mientras se dan los casos de padres biológicos que por diversos factores no crían a sus hijos, son más las parejas que buscan en la adopción de un menor, el camino para formar una familia.

“La adopción es un asunto del  Estado, no es un asunto entre particulares y el punto de partida es que hay que incorporar una familia”, dijo Alejandro Morton Martínez titular de la dirección de Atención Integral al Menor y la Familia.

Los menores que son susceptibles de ser adoptados están bajo la protección del DIF del estado y el proceso se rige por un Consejo Estatal de Adopciones.

Y se trata de un derecho de los niños, no de los adultos.

De acuerdo con Alejandro Morton Martínez, al año se reciben 40 solicitudes de adopción.

El principal requisito es el deseo de darle un entorno seguro, feliz y amoroso a niñas y niños.

En Nuevo León existen tres formas por medio de las cuales un niño puede ser dado en adopción: cuando se encuentra en situación de abandono y sin identidad; por pérdida de patria potestad, y la tercera es la cesión, cuando los padres o quienes tienen la custodia deciden cederla voluntariamente a alguien más.

Es en la segunda, el trámite judicial, donde está el principal obstáculo para que una cantidad muy grande de menores se queden sin oportunidad de ser adoptados.

El funcionario señala que predomina la creencia de que puede ser complicado, por el hecho de que son más los adultos, ya sean en pareja o solos, que quieren adoptar que los menores que son susceptibles de ser adoptados.

" Algunos se tardan un mes y medio, dos meses en completar el expediente con toda la documentación requerida y después viene lo más difícil la lista de espera", mencionó. 

En este paso pueden transcurrir algunos meses, pero es cuando se hacen las investigaciones de las autoridades para garantizarle a los niños que el entorno en el vivirán y sus futuros padres son los correctos.

De acuerdo a las autoridades en Nuevo León la adopción es bien aceptada, hay una cultura positiva a diferencia de otros estados del país.

Las adopciones seguras y regidas por el estado se tramitan directamente con el DIF, para ello existen asociaciones civiles y de beneficencia pública; donde los menores tienen un hogar, mientras los padres correctos llegan a sus vidas.

Estas son los hogares de los menores regidas por el Consejo Estatal de Adopciones:

VIFAC
FILIOS A.B.P.
CASA CUNA CONCHITA
CASA PATERNA LA GRAN FAMILIA A.C.
DIF CAPULLOS


En esta ultima, se trata principalmente de menores que son protegidos por el estado.

Actualmente en el Centro DIF Capullos están cerca de 10 menores entre los 10 y 12 años y aguardan por una familia y una nueva vida, ahí también son llevados menores migrantes; aunque no se informó del número exacto de menores que se encuentran bajo el resguardo del estado en cada una de las instituciones.

Engendrar puede ser cuestión de minutos o segundos, pero ser madre o padre es para toda la vida.