Mayte Villasana
12 de abril de 2014 / 10:13 p.m.

Monterrey.- Aunque existen 19 motivos en el Código Civil Mexicano para efectuar un divorcio, el abandono por más de dos años y la infidelidad son las causas más comunes que incurren los habitantes de Nuevo León, según el último dato que refiere el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante el 2012 se efectuaron 7 mil 537 separaciones legítimas de matrimonios en el estado, compitiendo con 26 mil 942 de matrimonios.

En términos legales, el divorcio es la disolución del vínculo matrimonial dejando a los cónyuges en la aptitud de contraer otro matrimonio. Para tramitarlo se prevén diferentes formas, el necesario, el voluntario y el administrativo.

Actualmente existen un sin número de asesores legales que ofrecen sus servicios a la comunidad. Tal es el caso de Edil Alvarado Sifuentes, quien cuenta con 18 años de experiencia en el tema, y asegura que los valores, la inmadurez y las nuevas tecnologías han provocado un alza en los rompimientos amorosos.

"Las redes sociales han jugado un papel muy importante en la infidelidad, y por supuesto en los divorcios, pero también la cultura; no porque te hayas embarazado el remedio sea la boda. ¿Dónde dice que una vez que me embarace me tengo que casar para solucionar el problema?  Es un error que cometen los padres, de decir, te tienes que casar", expresó Sifuentes.

Este desenlace es un tema que afecta la estabilidad emocional y las relaciones personales, incluso es visto como una pérdida irreparable para quien no quería que esto sucediera, según declaró la directora del Centro Psicológico PSipre A.C, Cristina Kennington.

"Los principales factores en la ruptura desde la Piscología son la falta de comunicación y el desconocimiento de sí mismos. Además la falta de compromiso, la temprana edad en que se contrae matrimonio y la escasez de recursos económicos han incrementado el número.

"Es importantísimo que aprendamos a estar bien con nosotros solos, cuando no aprendemos a estar bien no somos una buena compañía. Yo no puedo ser una buena compañía para mi esposo, si no soy una buena compañía para mí primero", manifestó la especialista.

Las cifras oficiales también indicaron que la edad más vulnerable fue entre los 24 y 29 años, siendo las mujeres el sector más demandante en tomar la iniciativa.