MARILÚ OVIEDO
4 de mayo de 2015 / 11:12 a.m.

MONTERREY.- Al iniciar el mes de mayo, el zumbido de las abejas toma relevancia y prende la alerta en los cuerpos de auxilio.

En los últimos años, estos insectos han provocado picaduras que derivan en fuertes lesiones e incluso en muertes registradas en Nuevo León, además de dolores de cabeza para corporaciones como Bomberos y Protección Civil que han incrementado los servicios en más de un 155 por ciento del 2013 al 2014.

"Los servicios se han incrementado demasiado últimamente a comparación de los primeros años que se nos vino esta plaga de abejas a la ciudad de Monterrey, hemos tenido bastante trabajo que ahorita ya nos trae hasta asoleados", aseguró Enrique Javier Guerrero, director operativo de Bomberos de Nuevo León.       

Los 146 bomberos estatales saben que en mayo los reportes se disparan, y según su director, atienden aproximadamente más de 40 reportes al día, por lo que fue necesario adquirir tres nuevas unidades especiales para combatir a las abejas.  

"El costo sí sale un poquito alto porque son tres unidades, entre la gasolina, pagar al personal extra para este trabajo, bueno también aumenta ", mencionó Enrique Javier Guerrero.  

Tan sólo el año pasado se atendieron tres mil 163 reportes y en lo que va del primer trimestre del 2015 se han presentado 684 casos.

Abejas
En lo que va del 2015 se han atendido 684 casos de picaduras por abejas | MARILÚ OVIEDO

El top cinco de los municipios con mayor incidencia son Guadalupe con cuatro mil 934 atenciones, San Nicolás con dos 2 mil 222, García con mil 508, Apodaca con mil 429 reportes y Juárez registró mil 102.  

La Cruz Verde ha atendido a 58 personas en los últimos años en el área metropolitana por picaduras de abeja. Varios de estos casos han terminado en muerte.  

El 4 de diciembre de 2013, un hombre de 51 años fue  atacado por abejas y murió en Mina, Nuevo León.  

El 17 de julio 2014, en Zuazua, también falleció un hombre tras haber sido atacado por un enjambre de abejas. 

Abejas
El municipio de Guadalupe encabeza el top cinco de los municipios con mayor incidencia | MARILÚ OVIEDO

En marzo de 2014 en Ciénega de Flores un hombre murió por problemas derivados de picaduras.  

El 24 de septiembre de 2014, en Ciénega de Flores, un conductor de una pipa recibió más de 100 piquetes de abejas y falleció.  

Ante esta realidad, el trabajo de los bomberos no se detiene, y como muestra es el esfuerzo que hacen día con día para atender los reportes.  

Anna Alejos y Ricardo Hernández son dos elementos dedicados a esta labor. En un día normal, preparan la Unidad de Control de Abejas con 700 litros de agua y salen a atender los reportes de enjambres.

Abejas
Cada mañana Anna Alejos prepara la Unidad de Control de Abejas con 700 litros de agua y sale con sus compañeros a atender los reportes de enjambres | MARILÚ OVIEDO

Al llegar al lugar supervisan el área, se visten con el equipo de Escafandra, que evita las picaduras de insectos, y proceden a resolver el problema.  

"Se procede a trabajar con una manguera de uno y media, una bazuca para generar espuma para poder combatirlas, se trabaja con agua y jabón y poquito cloro para poder combatir el problema; adentro de las paredes es diferente hay que romperlas para sacar lo panales de miel porque pueden tener mucho tiempo y hay que quitarlo completamente ", mencionó Ricardo Hernández.  

Para ellos, la Escafandra es la diferencia entre la vida y la muerte, pues un piquete puede atraer a más abejas. Una lesión en partes sensibles puede ser muy peligroso al inflamarse la garganta y no poder respirar.  

¿Qué hacer en caso de que le pique una abeja? mañana la explicación de los expertos.​