Joel sampayo climaco
13 de marzo de 2015 / 09:06 p.m.

Era 1920 y al pie de un Cerro en el entonces despoblado poniente de Monterrey era construida la única finca del sector, aparte del Museo del Obispado... Se trataba de la residencia de don Eugenio Garza Sada, empresario, promotor de la educación y filantropo. A raíz de su muerte y durante los últimos 38 años se mantuvo cerrada, pero su familia abrió sus puertas para dar a conocer la vida, obra y filosofía de uno de los forjadores de la industria de Monterrey.

La casa refleja en mucho la personalidad de don Eugenio, explico su hijo David Garza Lagüera.

Y ciertamente, a pesar del diseñada por el arquitecto ingles Herbert S. Green, autor de entre otras obras del Arco de la Independencia, y del Edificio del Banco Mercantil del Monterrey, la casa impresiona por la sencillez de una de las habitaciones más importantes.

Alejandra Marroquin Escamilla forma parte del equipo de investigación del Centro Eugenio Garza Sada, como se le denomina ahora a la residencia. 

Sorprendentemente, uno de los empresarios más prósperos de México dormía en una habitacion de tres por cuatro metros, con una cama pequeña, dos crucifijos y las fotografias de sus padres, Isaac Garza Garza y Consuelo Sada Muguerza.

El closet era tambien de modestas dimensiones. No necesitaba más, porque únicamente tenía tres trajes. 

casa eugenio
Así lucía la casa cuando todavía no había más habitantes. | ESPECIAL

Otros de sus aspectos desconocidos era su afición al piano. Luego de comer, le gustaba ejecutar algunas piezas clásicas. Pero una de sus predilecciones era la jardinería.

Él personalmente hacia las podas y en eso estaba cuando en cuarta ocasión frente a su casa se le descompuso el auto a un joven y, conocedor de mecánica, se acerco a auxiliarlo. Al concluir, agradecido, el muchacho, creyéndolo jardinero, le dio un billete. "tenga, para que se compre una cerveza".

Su ideario, de 17 puntos, está plasmado en varias paredes de la casa, y sintetiza su estilo. Reconocer el mérito de los demás, controlar el temperamento, nunca hacer burla, ser cortés, ser tolerante, ser puntual, si uno es vanidoso ocultarlo, no alterar la verdad, dejar que los demás se explayen, expresarse concisamente, depurar el vocabulario, asegurarse de disfrutar el trabajo, reconocer el enorme valor del trabajador manual, pensar en el interés del negocio mas que el propio; análisis, mas que inspiración o intuición, la dedicación al trabajo y ser modesto.

EUGENIO GARZA LAGUERA
Su hijo David Garza Lagüera. | ESPECIAL

La biblioteca de don Eugenio resguarda infinidad de libros de variados temas. Sobre su escritorio se encuentran sus anteojos, su pluma y una libretita llena de números, datos, proyectos...

En una de las piezas se resguarda una gran cantidad de documentos cuidadosamente clasificados, que hablan detalladamente de la forma en que llevaba sus negocios y que podria convertirse en un valioso material de consulta para futuras generaciones de empresarios.

La solicitud para una visita guiada puede hacerse al sitio internet www.CEGS.mx. Es una oportunidad de recorrer el sitio donde don Eugenio Garza Sada tejió sus sueños, forjó a su familia y contribuyó al crecimiento de Monterrey....