13 de enero de 2014 / 03:03 p.m.

Monterrey.- Con algo de frío y en medio de la incertidumbre, la señora Paula Armendáriz y su esposo Miguel García pasaron la primera noche después de que un incendio acabó con gran parte de su patrimonio.

"Pues aquí estamos, hechos bolita, aquí en este cuartito, que está mi esposo, yo y una nieta, y mi hijo que está allá arriba", señaló la mujer de 88 años de edad.

Ella lamentó el incidente que, además de poner en serio riesgo sus vidas, acabó con casi todos sus muebles la mañana del domingo 12 de enero, en su vivienda de la colonia San José, en el norte de Monterrey.

"Se perdió todo lo que teníamos. Refrigeradorcito, la estufita… todo se perdió. Todo se fue. Así como estaba todo eso allí, ya no hay nada”, refirió.

La octogenaria recordó que apenas despertaban ese día cuando un vecino se percató de las llamas y corrió a avisarles para que se pusieran a salvo.

Como suelen pernoctar en diferente cuarto, la señora se apresuró a rescatar a su esposo, con quien lleva 71 años de matrimonio, 50 de ellos habitando en ese lugar.

"Lo encontré y, ya le digo, las llamas por aquí, y él aquí así. Le acabó de quemar nomás un poquito aquí el pelo y ya como pude y me dio Dios licencia lo arrastré desde por aquella puerta", relató.

Pese a que tienen cuatro hijos aquí en Monterrey, la situación de la pareja de ancianitos es precaria. Perdieron casi todas sus cosas y piden el apoyo de la comunidad y de las autoridades de Gobierno.

Desde la tarde del domingo se acercó personal del DIF de Monterrey, que les entregó algunas despensas, cobertores y catres, pero el apoyo es aún insuficiente.

"Si nos pueden hacer el favor de darnos una ayudita, pues se los agradeceremos mucho, pues ya ve cómo quedamos, con todo quemado. Teníamos poquito. Ya ve, lo poquito que teníamos allá está, afuera. Ya se quemó", expresó en tono triste.

Los afectados habitan en la calle Manuel Hernández número 2047, en la colonia San José, que se ubica muy cerca del cruce de las avenidas Fidel Velázquez y Bernardo Reyes.

Los ciudadanos, instituciones y autoridades que estén dispuestas a ayudar a Don Miguel y a Doña Paula, pueden comunicarse al teléfono 8370 5175.

Agustín Martínez