GUSTAVO MENDOZA
15 de febrero de 2016 / 07:24 a.m.

MONTERREY.- En unas cuantas semanas, los nuevoleoneses tendrán garantizado el derecho a disfrutar de la cultura por la reforma aprobada por el Congreso del Estado en la Constitución local.

Pero qué significa esta medida y qué beneficios traerá para la entidad este cambio al Artículo 3. Los diputados Andrés Cantú Ramírez (PRI) y Ángel Barroso Correa (PAN) explican las medidas que tendrán que aplicar municipios y el Estado para garantizar que la sociedad pueda acceder a la cultura.

La reforma se aprobó en los primeros días de febrero, pero será en las próximas dos semanas cuando aparezca publicada en el Periódico Oficial del Estado.

Este derecho no implica sólo que se realicen eventos de danza, teatro, música o cine y que puedan ser gratuitos para la ciudadanía. Va más allá al obligar al Estado y municipios políticas culturales que generen, además de actividades, desarrollen educación o infraestructura en este tema.

"Buscamos homologar la legislación estatal con la nacional, era una necesidad pendiente desde hace dos legislaturas", opinó Andrés Cantú, diputado del PRI.

¿Para qué sirve?

La reforma a nivel nacional inició en 2008, cuando se reformaron los artículos 4 y 73 de la Carta Magna del país. Por aquellos años se indicaba que un 60 por ciento de la sociedad mexicana jamás había asistido al teatro o un museo.

Los estados del país se homologaron, pero en Nuevo León el tema había quedado rezagado. Un intento se dio en 2009, aunque la iniciativa fue congelada.

La reforma a la Constitución de Nuevo León implicará modificaciones a las políticas culturales municipales y de la misma entidad.

"Al final, lo que garantiza esta reforma es el acceso a la cultura que sea para todos, que si no lo garantizaba la Constitución, pues dependes de leyes secundarias o del contentillo (sic) de gobernantes", indica Ángel Barroso, legislador por Acción Nacional y miembro de la Comisión de Educación, Cultura y Deportes en el Congreso.

Un cambio directo y palpable sería una revisión y actualización a la Ley que crea al Consejo para la Cultura y las Artes del Estado (Conarte) o exigir la elaboración de una ley sobre el patrimonio cultural de la entidad.

"Un análisis posterior que tiene que darse es cómo funcionan las direcciones y coordinaciones de cultura en los municipios, o en su caso, la Secretaría de Cultura en San Pedro. De tener claro cómo funcionan y hacia dónde se dirigen", añade Barroso.

Ante un panorama de tensión económica y de seguridad que vive Nuevo León, el tema de la cultura podría parecer trivial. A decir del diputado Andrés Cantú, la promoción cultural y educativa es una necesidad pertinente para la sociedad neolonesa.

Consideró que para evitar actos delictivos también es necesario fomentar la cultura.

"Tenemos reciente una tragedia como la del penal del Topo Chico, pero debemos de regresar a la educación, que a final del día todo es cultura. La gente que está involucrada a la delincuencia organizada no tuvo oportunidades en la educación y en la cultura, ahí es donde incide", apunta Cantú.

Leyes pendientes

En Nuevo León están pendientes la Ley de la Protección al Patrimonio Cultural, misma que está congelada desde 2012, convirtiendo al estado en uno de los pocos en el país sin una legislación sobre cultura.

De igual forma también se carece de una ley de archivos, a pesar de una reforma federal publicada en 2013.