ORLANDO MALDONADO
29 de junio de 2016 / 06:27 a.m.

Monterrey.- El Gobierno del Estado aceptó la recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de cerrar el penal del Topo Chico por presentar muy malas condiciones, además de dar a conocer que siempre sí construirán el penal de Mina pero con menor infraestructura, para trasladar aproximadamente a mil reos que hayan cometido delitos menores.

En entrevista posterior a su gira de trabajo por el municipio de Sabinas, Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, adelantó que en unos 15 días tendrán la proyección de la nueva construcción del penal de Mina y nombrarán al director que lo encabezará, ya que la idea es aprovechar la infraestructura con la que se cuenta.

"Es una recomendación que nosotros aceptamos y tenemos que buscar el dinero, es lo mismo que yo dije dese el inicio, que el penal del Topo Chico no tiene condiciones ni va a tenerlas por más que le hagamos una inversión.

"Estamos haciendo los esfuerzos, ya tuve una reunión con el secretario de Gobernación, ya vamos a nombrar al director del proyecto. En principio estamos planteando una solución alternativa, es decir, podemos en los terrenos de Mina un pequeño reclusorio que nos cueste menos en estos momentos para empezar a mandar ahí a todos los presos que tienen sentencias cortas y no son de alta peligrosidad", señaló.

Admitió que en estos momentos es difícil conseguir 6 mil millones de pesos para el penal de Mina como se tenía contemplado desde la pasada administración.

"La idea es tener un penal de unas mil personas pero no para mandarlos a todos de un trancazo, sino irlos teniendo de a poco", refirió.

Dicho proyecto, añadió, tendrá que ser integrado en el presupuesto del siguiente año, por lo que descartó que para este 2016 puedan concretar la nueva construcción en Mina.

Concluyó que para el año entrante también verán la posibilidad de concretar un penal de mayor capacidad en el sur del Estado para, ahora sí, cerrar por completo el Topo Chico.