AGUSTÍN MARTÍNEZ
19 de julio de 2017 / 08:14 p.m.

MONTERREY.- Como una persona esforzada, con gran vocación de servicio y que siempre estuvo al pendiente de cualquier emergencia, fue descrito el paramédico y rescatista Santos Alberto Gómez Treviño, quien fue asesinado por un desconocido la mañana del martes en Guadalupe.

Los restos del también ex elemento de varias corporaciones de Protección Civil son velados en una funeraria municipal, y este jueves será despedido en un panteón de Villa Juárez.

Acuden a dar último adiós a paramédico asesinado
Los restos del también ex elemento de varias corporaciones de Protección Civil son velados en una funeraria municipal. | FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ

Familiares y amistades, en su mayoría personal de ambulancias privadas y de diversas corporaciones de auxilio municipales y estatales, con quienes Santos convivió durante más de 20 años, han acudido a las capillas a darle el último adiós.

Gómez Treviño era dueño de la empresa de emergencias SAGOT, que daba servicio a algunas carreteras de cuota, y también a la población de la zona oriente.

“Inclusive a veces nos hablaban a los teléfonos de emergencias de SAGOT para cotizar servicios, y les decíamos: es tanto. Y nos contestaban: es que nada más tengo tanto. Y el patrón les decía: no se preocupe, madre. Ahorita vamos por usted y nos la llevamos gratis, ese no es problema. Era una persona excelente y de muy buen corazón”, comentó Cristian David Pérez, quien fue su brazo derecho durante los últimos años.

Las anécdotas y vivencias son muchas. Paramédicos y rescatistas que casi a diario se esforzaron hombro a hombro con Santos, recordaron algunas de las experiencias.

Por ejemplo cuando, estando de paseo por la Sierra Madre, participó en el auxilio de dos jóvenes que estaban atrapados.

“Del equipo, que la gente que hace rappel allí, nos prestó, llegó Protección Civil de Santiago, se coordinó con nosotros, y en realidad el servicio se hizo entre Protección Civil y SAGOT, y fue una experiencia muy bonita que tuvimos, ya que íbamos a descansar, y en realidad fuimos a salvar la vida de varias personas”, expresó Fernando Amaro.

Uno de los rescatistas más calificados es Fernando Escobedo Lara, quien estuvo cerca de Santos Alberto durante sus últimos instantes, tras el atentado perpetrado en Guadalupe.

“Y bueno, pues lamentablemente ayer martes que nos enteramos de esto, nos abocamos los diferentes cuerpos de auxilio a ayudarlo, sin embargo, ya a la llegada allí al hospital, supimos que las lesiones eran de consideración.

“Y pues, lamentablemente, ya cuando llegamos… el médico hizo todo lo posible para poder salvarlo… pero las lesiones fueron de consideración, y lamentablemente nos dejó un gran vacío”, relató el paramédico de Cruz Verde-Monterrey.

Santos Gómez falleció la mañana del martes en una clínica de la avenida Israel Cavazos, instantes después de ser baleado por un desconocido afuera de su domicilio, en la colonia Valle de San Roque.



dat