MARCELA PERALES @marce_reportera
7 de noviembre de 2016 / 08:05 a.m.

MONTERREY.- Un hombre casi se pasa el rojo por ir con el celular. Un padre de familia va con su esposa y su bebé, pero la atención está en su teléfono móvil. Una joven cruza la calle sin fijarse, va viendo el celular...

Y hay quienes no hacen nada, pero lo traen en la mano, por si las dudas.

Estos son solo unos ejemplos de lo indispensable que se ha vuelto el celular. Lo grave no es el uso, sino la adicción que los especialistas ya han diagnosticado. Con ello, se han perdido tradiciones, relaciones, y se han desarrollado hasta trastornos mentales, y si a usted le parece increíble, lea lo siguiente.

- ¿Sandra, recuerdas la última vez que un chico te llamó a tu casa para platicar?
- Uuuuu… (Ríe) hace años, en el 2000 yo creo.
¿Ahorita cómo lo hace?
- Pues en el celular.

"Yo Marco directamente al celular y si se da la oportunidad de salir salimos", dijo otro joven.

- ¿Tú le checas la conexión a tu novio?
- Claro que se la checo.
- ¿Cada cuánto?
- Pues cada vez que abro el WhatsApp y no me ha contestado le checo.
- ¿Y si está escribiendo y no es a ti?
- Pues ahí ya hay problemas.

Adicción al celular
Especialistas señalan que la adicción comienza a manifestarse cuando el celular se vuelve más importante que las necesidades personales y fisiológicas. | FOTO: REUTERS

El uso excesivo del celular está considerado como una adicción natural, es decir, no se necesita de ninguna sustancia química para que la persona dependa del teléfono móvil. Más bien, es el placer que se desarrolla en el sistema de recompensa cerebral, ubicado en el encéfalo.

"Es una región muy importante de los individuos porque de eso depende mucho el que podamos experimentar emociones agradables que nos hacen sentirnos lo suficientemente reconfortados y que nos ayudan a estar repitiendo lo que nos gustó una y otra vez", explicó Juan José Roque, director de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud.

"Lo más delicioso de todo esto es que yo solamente tecleo y encuentro una respuesta. Entonces imagínate la satisfacción, el grado de gratitud que me da, la gratificación que me da el tener inmediatamente la respuesta", señala Maritza Leal del Instituto de Salud Mental.

Especialistas señalan que la adicción comienza a manifestarse cuando el celular se vuelve más importante que las necesidades personales y fisiológicas.

"Duermen como si fuera almohada, a un lado, como si fuera para que no se vaya a escapar, es algo así como que no se me vaya y para estar atento de la información que puede llegar", agrega Maritza Leal.

- ¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas?
- Lo primero que hago es checar las notificaciones de Facebook, de WhatsApp, todo lo que en la noche se me pasó. A veces hasta me baño y si suena una notificación me salgo y la contesto.

En los últimos cinco años la Secretaría de Salud en el Estado ha atendido 465 casos de adicciones naturales, de estos, 68 son a la tecnología, incluyendo el celular.

Estudios realizados por el Instituto de Salud Mental arrojan que una persona utiliza el celular el 60 por ciento de su tiempo, en promedio.

De estas personas, el 30 por ciento termina en adicción.

Una vez considerada como natural, la adicción al celular puede tratarse, aunque existen otros casos que requieren cirugía.

¿Lo imagina? Mañana lo informaremos.