31 de julio de 2014 / 04:10 p.m.

 

Monterrey.- Las agresiones son la principal causa de que los menores infractores que son detenidos por la policía sean canalizados a los Centros de Atención Integral para Adolescentes (Caipa).

Actualmente son 700 los casos que son atendidos en los centros, por diversas faltas, entre ellas lesiones, robo simple, riñas, violencia familiar y atentados al pudor; con edades de los 12 a 18 años.

La Subsecretaria de Prevención y Participación Ciudadana, Eva Patricia Salazar Marroquín, informó que el cien por ciento de los jóvenes que se integran al programa por orden de un juez de control, no vuelven a reincidir.

Quienes llegan a los Caipa es por que son menores que cometen faltas a los reglamentos de Policía y buen gobierno, algunos son internados en los centros tutelares; pero otros acuden en familias a terapias psicologicas en los Centros.

Este jueves se realizó la tercera Jornada de Integración familiar, de los menores infractores y sus padres, misma que se celebró en el Parque Niños Héroes.

FOTO: Guadalupe SánchezGUADALUPE SÁNCHEZ