5 de mayo de 2016 / 09:01 p.m.

Monterrey.-  El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, exhortó al Gobierno de Nuevo León no minimizar el impacto que está teniendo el conflicto con Kia Motors en la inversión extranjera, al señalar que Coahuila está captando las empresas del sector de autopartes, quienes ante la incertidumbre jurídica que prevalece por las diferencias entre la actual administración estatal y la armadora surcoreana, están refugiándose en ese estado.

"Mi recomendación es que no menospreciemos lo que hoy pasa. Varias empresas de autopartes han decidido instalarse en Coahuila, precisamente porque consideran que mientras este tema no se resuelva no hay un tema de confianza y certidumbre sobre el futuro de las inversiones en Nuevo León", subrayó el titular de la Secretaría de Economía.

Aclaró que no es responsabilidad de un gobierno, dado que se entiende que es la transición que se dio.

Guajardo Villareal mencionó que el gobernador ha manifestado en reuniones privadas que está de acuerdo en que no se puede partir de un desconocimiento del convenio sino de un addendum que reflejen las nuevas condiciones de negociación.

“Lo cual legalmente nos da una puerta para llegar a una solución, desconocer lo acordado al 100 es inviable cuando hay corporativos globales y términos legales, pero poder aceptar una renegociación de términos es factible a través de un addendum al convenio existente”, mencionó.

Durante su participación en la clausura del Foro Internacional IMEF Monterrey, el funcionario federal reveló que cuando le llegó el convenio entre Kia Motors y el gobierno de Rodrigo Medina, hizo observaciones sobre el plan de incentivos y afirmó que éstas fueron ignoradas.

“En todo el mundo, al momento de competir por inversiones, hay paquetes de incentivos que son parte de estos procesos, entonces yo hice observaciones en el aspecto del plan de incentivos, porque no era aceptable A y B (exención al pago del ISN y otros incentivos) claramente dije que no era aceptable, sin embargo, tomaron nota pero cuando se transparenta el acuerdo me di cuenta que no me hicieron caso ni en A y en B”, dijo.

Agregó que recientemente en una reunión con su homólogo coreano en Washington, le manifestó que a fin de que se den las condiciones para una negociación, Kia Motors tiene que aceptar la reducción del plan de incentivos que a valor de hoy podría oscilar entre 500 a 900 millones de pesos.

“Si tú quieres que el Gobierno Federal cree las condiciones para que se sienta en la mesa del diálogo, dile al presidente de Kia Motors que considere una reducción en el plan de incentivos que al valor de hoy pudieran rondar entre 500 a 900 millones de pesos.

“Yo espero que con ese empiezo saludable haya las condiciones de ambas partes para que se llegue a un acuerdo por el bien de Nuevo León, de México y de Kia Motors”, indicó Guajardo durante la sesión de preguntas y respuestas en el foro internacional IMEF Monterrey.

Consideró que todo gobierno está en su derecho de defender los intereses económicos de las empresas en otro país.

En esto difirió de lo expresado el miércoles por Fernando Turner, quien afirmó que la intervención del Gobierno coreano había sido contraproducente.

“Debemos de respetar al Gobierno coreano en cualquier tipo de expresión y la posibilidad de sentarse a dialogar, no imponer, pero yo personalmente me permito diferir de mi amigo Fernando Turner porque yo creo que es responsabilidad de los Gobiernos apoyar a sus inversionistas nacionales en su presencia en el extranjero”, indicó.