2 de octubre de 2014 / 01:06 a.m.

Cadereyta.- A un mes y medio de la tragedia ecológica en el municipio de Cadereyta, habitantes de unos 10 ejidos aledaños a la ribera del San Juan se encuentran en el total abandono.

Ni Petróleos Mexicanos, ni el Ayuntamiento local, que encabeza el alcalde Emeterio Arizpe Téllez, los han respaldado, mientras la crisis, principalmente en lo que respecta al agua y a la actividad económica, se recrudece día con día.

La tarde del miércoles, campesinos encabezados por el sacerdote José Manuel Guerrero Noyola, levantaron la voz y, en forma pacífica, exigieron la intervención de las instituciones.

"De las comunidades rurales afectadas por el derrame de petróleo en el río San Juan, ocurrido hace mes y medio, han sido abandonadas por los responsables directos de este desastre", expresó el padre Chema al leer un comunicado.

El párroco de San Juan Cadereyta explicó la problemática que enfrentan cientos de familias ante la falta de agua limpia, en medio de la indiferencia de Gobiernos e instituciones.

"Se ve obligada a beber agua extraída de nuestros pozos, pero sin que tengamos la certeza plena y absoluta de que es agua potable, aún no contaminada", reiteró Guerrero Noyola.

Los afectados consideran que Pemex debe permitir y contratar un estudio a fondo por parte de especialistas de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Con base en ese estudio, dijeron, la paraestatal debe responder por el daño ecológico e indemnizar a los productores agrícolas, quienes no verán cosechas este año.

"Pero sostenemos que (Pemex) también debe indemnizar a los poblados con obras de beneficio común, obras que al mismo tiempo den cumplimiento a los compromisos de Pemex sobre su responsabilidad social", indicó el representante católico.

Los pobladores manifestaron su desconcierto y descontento por la pasividad de Petróleos Mexicanos, además de la falta de liderazgo y apoyo en la comunidad, por parte del alcalde Emeterio Arizpe.

Grupos ciudadanos que proceden de otros sectores se han solidarizado con los ejidatarios, y urgen a la autoridad a escucharlos y brindarles apoyo.

"Que los servidores públicos se pongan a trabajar. Que ya basta… ya basta de tanto engaño. Lo estamos viendo. Ya empezaron a dudar aquí, de que si creen o no creen, porque lo están viendo. Son con hechos", expresó Karina Rodríguez.

FOTO: Agustín Martínez

AGUSTÍN MARTÍNEZ