FRANCISCO ZÚÑIGA
29 de abril de 2016 / 05:02 p.m.

Monterrey.- Quien sufre de celos asesinos generalmente tiene un problema de baja autoestima que le hace temer ser abandonado porque piensa que nadie más lo querrá, pero muchas veces es la víctima quien va propiciando de manera inconsciente esos celos hasta hacerlos patológicos.

Sofía Hernández, presidenta de Psicólogos Actitud Positiva de México AC, explica que los casos donde varios jóvenes han asesinado a sus ex novias menores de edad, pudieron evitarse si ambos hubieran tenido una terapia psicológica adecuada.

Los celos son normales en toda persona, y generalmente empiezan en la niñez, pero no son atendidos a tiempo, y cuando la persona crece sin seguridad en si mismo, se volverán patológicos y pueden desencadenar un asesinato.

Pero hay un elemento que debe tomarse en cuenta, advierte la especialista.

Si bien generalmente hay un celoso que se convierte en agresor porque no sabe como manejar sus emociones y termina pr usar algún tipo de violencia, muchas veces la pareja afectada tiene una conducta inconciente que provoca los celos del otro, como una manera de probar su amor. El problema viene cuando el otro no sabe controlar emociones, y termina con celos asesinos.

En principio serán celos normales, que pueden desaparecer con una terapia adecuada, pero si no hay tratamiento y se aúna a la inseguridad de la persona, y a la incapacidad para manejar emociones, termina en una tragedia.