9 de abril de 2014 / 12:47 a.m.

El funcionario reconoció que se trata de una investigación complicada, pues el caso fue tratado por varias personas y tuvo que haber un traslado de desde otra localidad.

Monterrey.- El procurador de Justicia de Nuevo León advirtió que agotarán todos los escuerzos para localizar, "como sea", el cuerpo del bebé nonato que desapareció misteriosamente el fin de semana tras la muerte la madre a causa de un accidente en Cadereyta.

Adrián Emilio de la Garza Santos señaló que la indagatoria se ha extendido tanto al personal del hospital de Pemex en aquella localidad, como al del Servicio Médico Forense, en el hospital Universitario de Monterrey.

"Tiene que salir de alguna manera. No podemos pensar ahorita en esa situación (de no localizar los restos). Si llegara a ser el caso, entonces ya el Ministerio Publico determinaría lo correspondiente", enfatizó de la Garza Santos.

Indicó que hasta el momento se tienen las versiones de algunos empleados del hospital de Pemex en Cadereyta y del Semefo de Monterrey.

"Cuando prepararon el cuerpo (en el nosocomio) para ser trasladado al Servicio Médico Forense, supuestamente habían puesto los restos del nonato entre las piernas de la persona que había perdido la vida. Sin embargo, no fue así la situación. No se recibió así, en esas condiciones", declaró.

El funcionario reconoció que se trata de una investigación complicada, pues el caso fue tratado por varias personas y tuvo que haber un traslado de desde otra localidad.

"Fueron varias manos por las que pasó esta persona, pero vamos a dar hasta las últimas investigaciones, para poder dar con la realidad de lo que pasó, y (determinar) dónde puedan estar los restos", aseveró.

Por el momento, dijo, la autoridad investigadora continúa integrando la carpeta para verificar si existe un delito, y saber quién o quiénes son los responsables.

"Personas que pudieron haber descuidado este procedimiento y, si en un momento dado se comprobara algún tema que corresponda a una conducta dolosa, pues vamos a proceder en consecuencia", puntualizó.

Este caso fue dado a conocer el lunes 7 de abril, luego de que el ciudadano Jaime Cuéllar Garza acudió al Semefo del Hospital Universitario a reclamar los cuerpos de su esposa y su hijo no nacido.

La señora Jovita Vela Rodríguez falleció la mañana del domingo, momentos después de que el auto en el que viajaba con su padre y su hija de cuatro años, fuera impactado por otro coche en el libramiento Cadereyta-Allende.

La mujer, que tenía un embarazo de siete meses, fue atendida en el hospital de Pemex, pero no pudo resistir las lesiones.

En dicho nosocomio le practicaron una cesárea para extraer el producto, en un afán por conservar la vida del bebé, pero supuestamente no se logró.

Al acudir al Semefo, Jaime Cuéllar fue informado que sólo estaban los restos de su esposa.

Entonces se dirigió al hospital de Pemex y allí le indicaron que el cuerpecito del bebé había sido trasladado al Semefo, colocado entre las piernas de la madre.

Agustín Martínez