3 de febrero de 2014 / 12:09 a.m.

Monterrey.- El aficionado tigre que fue agredido el pasado sábado por integrantes de la porra de los Rayados, tras el clásico 102, sigue hospitalizado, pero se encuentra estable.

Familiares de Cruz Alvizo Domínguez comentaron que ya presentaron la denuncia correspondiente para que se castigue a los responsables del hecho.

El joven de 24 años de edad, de profesión contador, continúa en el Hospital María Luisa, ubicado en colonia Estadio en Monterrey.

Sin embargo, sus familiares buscan trasladarlo a otro nosocomio, ya que este domingo la cuenta ascendía a 20 mil pesos y aún quedan pendientes algunos estudios que le realizarán y no cuentan con los recursos.

El hecho 

Alvizo Domínguez, quien habita en la colonia Tierra Propia, en el municipio de Guadalupe, presenta fractura en la nariz y otros golpes en la cara y el cuerpo.

A través de las redes sociales, uno de los presuntos agresores quien responde al nombre de Ricardo Calderas subió unas fotografías al Facebook burlándose del joven felino, y aceptando que él le había ocasionado la golpiza. 

#Hijos de... aquí manda Monterrey... y todos los de amarillo chinguen a..", decía la publicación.

Aunque el hospital donde se encuentra el joven está a unos 30 metros de donde fue agredido, la ambulancia tardó hasta más de 40 minutos para poder trasladarlo.

Se dijo que el contador caminaba hacia su vehículo y pasó por donde se encontraba un autobús con seguidores rayados, quienes comenzaron a agredirlo verbalmente y luego a golpes, sin poder defenderse.

La agresión se dio pese al operativo de seguridad implementado por las autoridades, donde participaron 400 efectivos y elementos de rescate.

Cabe mencionar que este sábado 31 aficionados fueron detenidos por disturbios y faltas administrativas.

CON INFORMACIÓN DE MARILÚ OVIEDO