3 de febrero de 2014 / 06:35 p.m.

Monterrey.- Aunque ya se ubicó el domicilio del aficionado rayado que, junto con otros, golpeó a uno de Tigres la noche del sábado, las autoridades no han detenido al supuesto agresor.

"No está detenido. Se está investigando. Se está buscando a esta persona y ojalá se pueda encontrar rápido”, expresó el vocero del Gobierno del Estado, Jorge Domene Zambrano.

El funcionario señaló que, por el momento, el lesionado se encuentra fuera de peligro, aunque con fracturas en la nariz y traumatismos en diferentes partes de su cuerpo.

En caso de ser capturado, el fanático rayado, de nombre Ricardo Calderas Guevara, de 19 años, podría enfrentar cargos graves, al incurrir en el delito de violencia en espectáculos deportivos.

"Sí. Acuérdense que hace tiempo, por un incidente que hubo en uno de los partidos, se cambió la ley y va a encajar en ese sentido", concluyó Domene.

La mañana del lunes se acudió al domicilio de Calderas Guevara, en las calles Solidaridad y Primera Privada, de la colonia Valle de Infonavit, en Monterrey.

Nadie atendió al llamado y los vecinos dijeron no saber nada del joven, quien vive con su mamá y dos hermanas pequeñas.

"Pero sí se volvió fanático, y constantemente iba al estadio; iba a los entrenamientos; a todo iba muy seguido. Siempre iba a apoyar”, dijo un joven que habita en la Primera Privada y amigo del supuesto golpeador.

Aunque lo describió como una persona impulsiva y a veces agresiva, dijo estar sorprendido por el incidente, pues Ricardo en los últimos meses acudió a la iglesia.

"Yo siempre, para evitar problemas, pues le diría que se entregue. ¿Qué más quiere hacer? ¿Por qué va a huir? Si como lo puso en el facebook, ¿por qué no enfrenta a la justicia? Si él fue el que lo hizo, ¿por qué se va?", agregó.

Trascendió que el inculpado estudió hasta la preparatoria y desde hace varias semanas está desempleado, luego de que laborara por corto tiempo en una tienda de la colonia Cumbres.

Agustín Martínez