24 de febrero de 2014 / 02:50 p.m.

Había caballos bailadores.

Y había caballos que no bailaban, aunque sus jinetes sí.

Había quienes les tocaba bailar con lo que dejaban los caballos.

Y al grito de "al baile vamos", unos cien jinetes en briosos caballos, o en modestos burritos se lanzaron a la aventura de celebrar los primeros sesenta años de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

A quienes les tocó bailar con la más fea fue a los conductores que se quedaron atorados en el tráfico sabatino, al que no solo choques y obras se convirtieron en causal de congestionamientos. Ahora fue una cabalgata que inició en el estadio universitario, continuó por avenida Universidad y siguió por la carretera a Colombia hasta llegar al campus Escobedo de la facultad.

Durante el trayecto se vio a un hábil jinete que demostró su magia con los lazos, que pasaban rozando los espejos de los vehículos que lograban escurrirse por los extremos.

Pero también hubo quienes se echaron su lazo de amor.

Fue una fiesta inusual, que se convirtió en un espectáculo inesperado para los conductores resignados que debieron esperar el paso de un desfile que, para fortuna del trafico, se repite cada sesenta años.

Crónica de Joel Sampayo