11 de diciembre de 2014 / 06:34 p.m.

Monterrey.- La descomposición social en Nuevo León ya dejó de ser una preocupación para convertirse en una alarma, lo cual se refleja con el aumento desmedido de la sustracción de niños por parte de uno de los padres y ante violencia familiar y/o divorcio.

Según cifras de la Procuraduría de Justicia en la entidad, publicados en su página de Internet, de enero de 2008 a noviembre de este año se han hecho averiguaciones previas por seis mil 339 delitos de sustracción de menores en el estado.

Tan sólo en los primeros 11 meses de este año se han cometido el 22.63% de estos delitos,  y en los últimos dos años, el 41% del total, de un espectro de 83 meses contabilizados.

De enero a noviembre del 2014, según la citada fuente, en Nuevo León se han realizado mil 435 denuncias por el delito de sustracción de menores, cifra que supera en un 150% lo que ocurría en la entidad en el 2008, cuando sólo se dieron 574 sustracciones de menores en el año.

En general, salvo contra el 2013 y el 2011, que el aumento fue de 22 y 68%, versus el 2009, 2010 y 2012, el crecimiento de este delito en Nuevo León ha sido de más del 100%.

En los siete años recientes el mes que más casos acumula es el de agosto, con un total de 747 casos, cifra que pudiera estar relacionada con los inicios de ciclo escolar.

Curiosamente en el mes que menos sustracciones de menores se realizan es en diciembre.

Luego de que en el 2013 se rebasó por primera vez la cifra de mil casos y que ahora en el 2014 el aumento sigue constante, es tiempo de ver hacia este delito por parte de autoridad, especialistas y sociedad, poner atención en el mismo y hablar de él con soluciones específicas y políticas claras y contundentes; la alarma ha sonado.

FOTO:Especial

CÉSAR CUBERO