8 de diciembre de 2014 / 12:55 p.m.

Monterrey.- Tras años en que las Policías municipales vivieron entre sangre y fuego, una iniciativa presidencial busca eliminarlas y aunque pasarán varios meses antes de que el Mando Único se materialice, los alcaldes en Nuevo León, emanados del Partido Acción Nacional, van en bloque en contra de la medida.

"De ninguna manera vamos nosotros, ni estamos de acuerdo nosotros en que puedas de un plumazo desaparecer las atribuciones y facultades que tenemos en materia de seguridad pública", sentenció el alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez Díaz.

"En este caso, pues no se puede decir 'borrón y cuenta nueva'", sostuvo su homólogo de San Nicolás, Pedro Salgado Almaguer.

Han pasado casi tres años desde que se dio la purga más grande en las corporaciones municipales. Aunque los problemas no están superados, Nuevo León enfrenta hoy retos con delitos del fuero común más que con la delincuencia organizada.

Del 2012 a la fecha, las alcaldías han realizado inversiones millonarias para equipar y profesionalizar a sus policías.

 Monterrey, por ejemplo, reportó un gasto de mil 200 millones de pesos; San Nicolás de los Garza, 500 millones de pesos; y Santa Catarina, 450 millones de pesos. El resto de los municipios no entregó información al respecto.

Esta inversión de los alcaldes panistas, junto al esfuerzo en depuración y capacitación, se vendría abajo  para dar paso a una policía única, como pretende el gobierno federal.

"Estamos mandando al traste todo el trabajo que se ha hecho, en el caso de Nuevo León en más de tres años... ¿qué sucede cuando por ejemplo existe una situación como un vecino ruidoso? No va a llegar Fuerza Civil con un arma larga a decirle: 'señor, por favor, ya me llegó un reporte, bájele al volumen'", dijo la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes.

El bloque panista advierte que la iniciativa generaliza el tema de inseguridad en todo el país. Las Policías en Nuevo León, afirman, ya no están controladas por grupos criminales.

"Imagínate que el día de mañana que se vea que algún miembro del Ejército tenía alguna conexión con la delincuencia organizada, con algún cártel, pues que digamos: 'vamos a desaparecerlos, porque hay uno (coludido)'", planteó el alcalde nicolaíta Pedro Salgado Almaguer.

Más allá de que se invadirá la esfera municipal, los alcaldes ven peligrosa la redacción de la propuesta. En ella, se advierte que cuando un municipio sea intervenido a causa de una infiltración criminal,  no podrá defenderse mediante una controversia constitucional.

"No nada más invade el ámbito municipal, invade el ámbito de las garantías individuales... en un momento dado puede ser utilizado hasta políticamente para quitar a quien les estorbe en un momento dado", alertó Pérez Díaz.

Además, la batalla legal está por iniciar.

"A través de la dirigencia se ha señalado que se van a establecer mesas de trabajo, y bueno, los alcaldes estaremos convocados conforme ellas se vayan desarrollando", indicó Arellanes Cervantes.

FOTO: Especial

LUIS GARCÍA