26 de junio de 2014 / 07:07 p.m.

Monterrey.- El regidor del PRI, Eugenio Montiel Amoroso y el líder priista en Monterrey, Aldo Fasci Zuazua, interpusieron una demanda a la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por actos represivos en su contra.

De acuerdo con su denuncia, la administración que encabeza Arellanes Cervantes ordenó que se retirara una manta instalada frente a la iniciación de un paso a desnivel en las avenidas Leones y Sevilla, en el sector Cumbres.

Esa manta que llevó el regidor Montiel exigía a la alcaldesa claridad en la inversión de esta obra por sospechas de abultar el costo en alrededor de 21 millones de pesos más.

Al momento de la denuncia compareció José Bernardo Jiménez, quien fue amenazado luego de revisarlo a ver si portaba armas.

El regidor Montiel señaló que no es posible que por una manta envíe la alcaldesa a 20 efectivos de la Policía Regia, en más de ocho unidades.

"Fue evidente que los gendarmes actuaron con lujo de violencia, amenazas y además lo vigilaron hasta que se retiró del lugar y la manta fue confiscada por la autoridad", precisó.

En su turno, Fasci Zuazua indicó que hay intolerancia por parte del municipio al no admitir las críticas.

"Ya basta con la represión, hay mucha intolerancia en el municipio que encabeza Margarita Arellanes, quien no admite ninguna crítica, no acepta ningún señalamiento, no responde a los cuestionamientos que se le hacen y no atiende los planteamientos de los ciudadanos a quienes tiene obligación de escuchar", puntualizó.

Por su parte, el encargado de exhibir la manta, José Bernardo Jiménez, dio a conocer la forma en que fue despojado de ella, además de recibir amenazas, un cateo personal y además insultado.

"A mí me parece que estuvo muy chusco, a mi me pidieron que exhibiera la manta, de pronto me cayeron unidades de la Regia, dos motocicletas y otros cuatro o seis patrullas y me pregunté ¿qué pasará... mataron al gobernador?".

Indicó que los elementos de seguridad lo subieron a la patrulla, pero uno de ellos advirtió que la orden era confiscar la manta, y no a él.

FOTO: Especial

VÍCTOR SALVADOR CANALES