9 de febrero de 2014 / 06:51 p.m.

 

Monterrey.- Aunque parezcan seguras, las facturas electrónicas son fáciles de falsificar. Basta una computadora con el office convencional y se pueden imprimir y enviar tantas facturas falsas se requieran.

"Por eso es importante que cuando se reciba una en formato XML, se verifique ante la Secretaría de Hacienda para confirmar que lleva los sellos fiscales emitidos por la autoridad", explicó Héctor Nava Ramos, presidente de la Asociación Mexicana de Contadores Públicos, Capítulo Nuevo León.

"Al momento de comprar, nosotros debemos guardar el XML, validarlo que sea bueno, eso es parte de las obligaciones fiscales, no es si queremos o no, pero es importante dos cosas: Validar ante Hacienda que cuenta con los sellos fiscales emitidos por la dependencia y, segundo, relacionar con el método de pago ya sea efectivo, cheque o transferencia, identificando el número o clave de estas", puntualizó el fiscalista.

Primero se debe confirmar que se recibió el XML y, luego, es importante revisar inmediatamente la validez, porque cuando se dé una auditoría, que será electrónica, si Hacienda descubre que son falsos, actuará legalmente contra el contribuyente que los está presentando, pues es al que tiene cautivo.

Pero si los timbres fiscales impresos no están registrados ante la Secretaría de Hacienda, no son válidos, por eso es importante verificar de inmediato, para evitar problemas futuros.

La reforma fiscal y, en particular la facturación electrónica, implica varias obligaciones que es importante cumplir, por eso la Asociación Mexicana de Contadores Públicos ha puesto énfasis en brindar cursos de actualización, tanto para profesionales como para contribuyentes, pues un error puede traer consecuencias graves.

Nava Ramos puntualizó que este martes la Asociación Mexicana de Contadores Públicos ofrecerá un curso en el Auditorio COTSA para orientar sobre este tipo de complejidades fiscales, principalmente encaminado a evitar esos fraudes fiscales que pueden evitarse con una simple verificación.

Francisco Zúñiga Esquivel