26 de mayo de 2014 / 10:51 p.m.

Monterrey.- No sólo las personas que fuman pueden tener complicaciones en la salud sino también aquellos que se encuentran al lado de un fumador.

La exposición indirecta del cigarrillo causa bronquitis, neumonía e infecciones de oído en los niños; pero de igual forma se puede presentar el síndrome de muerte infantil súbita, resfríos y asma más grave.

Y es que cuando los no fumadores respiran humo indirecto del cigarro, las plaquetas en la sangre se tornan viscosas y pueden formar coágulos, exactamente igual que en las personas que fuman.

Cuando las personas inhalan el humo del cigarrillo, de manera directa o indirecta, están inhalando más de siete mil sustancias y compuestos químicos donde la mayoría son tóxicas y producen cambios a nivel celular que causan diversas enfermedades.

Además, el vivir con un fumador aumenta la posibilidad de cáncer de pulmón en quienes no fuman en un 20 a 30 por ciento.

El humo del tabaco en el ambiente causa enfermedades y muerte prematura en adultos no fumadores y en niños, incluso las mujeres embarazadas expuestas al humo del tabaco en el ambiente corren el riesgo de que su bebé nazca con un peso bajo.

Por eso, es necesario que las personas traten de alejarse de los fumadores para evitar algún riesgo.

FOTO: ApMARILÚ OVIEDO