ISRAEL SANTACRUZ
15 de julio de 2017 / 11:41 a.m.

MONTERREY.- Las redes sociales han acaparado nuestros días; mientras que algunos la utilizan para apoyar al prójimo y realizar campañas de concientización, otros las utilizan para cometer delitos.

Desde hace un mes, Arya es víctima de extorsión. Sus cuentas de correo y sus redes fueron hackeadas, y sus archivos personales robados.

"Empezó todo esto en Facebook, desde donde envían de mi propia cuenta fotografías íntimas y me amenazan con divulgar este contenido. A algunas nos piden que les enviemos fotografías y videos íntimos", comentó Arya.

Desgraciadamente la violación a su intimidad no culminó con las amenazas.

"Nos dicen que somos observadas dentro del campus", declaró la alumna, quien asegura que esto ha sido una situación común con varias chicas de la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Tras descubrir que esto ocurría únicamente en dicho campus, la chica comenzó a investigar por su propia cuenta y encontró que no es la única víctima: "tenemos registro de cerca de 12 casos".


Actualmente hay un oficio en la propia Facultad y una denuncia formal ante la Procuraduría de Justicia del Estado, pero ambas instancias prácticamente le han dado largas a su caso.

Más allá del letargo de las autoridades, las víctimas tienen que soportar el escrutinio de la propia sociedad, esa que no concibe que la tecnología avanza más rápido de lo que incluso le prestamos atención.

Las victimas sólo esperan que esta pesadilla termine y que se detenga al responsable.


pjt