4 de abril de 2014 / 08:11 p.m.

Monterrey.- A pesar de que en Nuevo León desde hace 20 años no se han presentado casos de Sarampión, esta semana se emitió una alerta preventiva de viaje, que fue informada por el Secretario de Salud, Jesus Zacarías Villareal Pérez.

En regiones de Europa, como en Cataluña, España; así como en California en Estados Unidos y en Filipinas, se han presentado brotes de este virus; por lo que la Secretaria de salud recomendó a la población en general tomar previsisones, ya sea que piensen o no viajar a esos lugares, sobre todo en la revision de las cartillas de vacunación de los niños.

La Seretaría de Salud instalará 14 centros para aplicar las vacunas contra el Sarampión a la población que no haya completados su esquema de dos dosis, además en los aeropuertos y centrales de autobuses se van a repartir dípticos con información sobre los síntomas de este virus.

Pero a quienes ya realizaron un viaje a cualquiera de esos destinos y dentro de los 21 días posteriores, llegan a desarrollar síntomas como fiebre y ronchas en la piel, deben acudir de inmediato con el doctor e informar a la Secretaría de Salud en el Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y en la Dirección Estatal de Salud Pública al telefono 83-61-44-11 y 83-60-27-70

El Sarampión se manifiesta con los siguientes síntomas: 

-Manchitas de color rojizo detrás de las orejas, por el cuello y en las mejillas. Estas manchitas pueden extenderse por el resto del cuerpo (tronco, brazos y piernas) . Durante esta fase es probable que se produzca una fiebre alta y, en algunos casos, también síntomas gastrointestinales, como diarreas, vómitos o dolor abdominal.

Las manchas aparecen a los cuatro o cinco días desde que se inicia la enfermedad.

Al principio, el sarampión cursa con fiebre, catarro, malestar general, sensibilidad a la luz, tos seca y conjuntivitis, los episodios de fiebre pueden alcanzar hasta los 40 grados de temperatura.

El Sarampión se manifiesta con los siguientes síntomas:

 Manchitas de color rojizo detrás de las orejas, por el cuello y en las mejillas. Estas manchitas pueden extenderse por el resto del cuerpo (tronco, brazos y piernas).

Durante esta fase es probable que se produzca una fiebre alta y, en algunos casos, también síntomas gastrointestinales, como diarreas, vómitos o dolor abdominal.

Las manchas aparecen a los cuatro o cinco días desde que se inicia la enfermedad. Al principio, el sarampión cursa con fiebre, catarro, malestar general, sensibilidad a la luz, tos seca y conjuntivitis, los episodios de fiebre pueden alcanzar hasta los 40 grados de temperatura.

Guadalupe Sánchez