RICARDO ALANÍS
27 de mayo de 2016 / 07:44 a.m.

Monterrey.- En lo que va del año, dentro del nuevo sistema de Justicia Penal, alrededor de 500 personas imputadas en la entidad llevan su proceso en libertad, según informó la Unidad de Medidas Cautelares de la Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo León.

En rueda de prensa, Ángeles Franco, directora de la Unidad; Édgar Alejandro Márquez, director de la Comisión Ejecutiva para la Presentación del Sistema de Justicia Penal, y Herlindo
Mendoza, juez de control y coordinador de la Gestión Penal del Poder Judicial del Estado, informaron que con esta acción se logra avanzar en la despresurización de los centros de readaptación social.

Agregaron que el juez determina la imposición de una medida cautelar en libertad a través de fianza, de vigilancia, de prohibición para acercarse a determinado domicilio o persona, o la prohibición de acudir a determinada reunión, entre otras medidas.

Para fijar esta medida cautelar, el juez debe revisar que el imputado no represente un riesgo para la víctima, la sociedad o sustraerse de la acción de la justicia.

"(Esta es) una medida cautelar distinta a la prisión preventiva, este tipo de medidas cautelares le permitirá estar en libertad, pero condicionado a lo que el juez le imponga y de acuerdo a las propias medidas que establece el Código Nacional de Procedimientos Penales", dijo Mendoza.

La prisión preventiva puede aplicar en cualquier delito, excepto los de suma gravedad, como son los que requiere prisión preventiva oficiosa, caso concreto de la delincuencia organizada, secuestro, homicidio doloso, violación, etcétera.