JOEL SAMPAYO CLIMACO 
16 de mayo de 2017 / 02:02 p.m.

MONTERREY.- Unidos por su amistad, con la alegría propia de su juventud, tres estudiantes universitarios, interpretan diferentes instrumentos musicales.

Angélica bretón morán destaca como pianista y como cantante de ópera.

Enrique González Rostro ejecuta percusiones, como marimba y xilófono y Jesús Rafael Lartigue López toca música clásica y popular con su guitarra.

Y los tres tienen algo en común... Son invidentes.

Angélica, Enrique y Rafael son alumnos de la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Nuevo león y reciben apoyo por parte de un maestro que, aparte de sus obligaciones cotidianas como académico, intenta crear un departamento con herramientas para facilitar el aprendizaje a quienes carecen de la vista.

Sin embargo, aunque cuenta con el respaldo del coordinador y el encargado de la biblioteca de la facultad, la falta de un presupuesto de la universidad ha impedido consolidar su propósito. Así lo dice el maestro e investigador Felipe Serna Sandoval.

Apoyado con programas computacionales e impresoras especiales, el maestro Serna Sandoval convierte las partituras musicales en lenguaje braile y acústico que es interpretado por sus alumnos.

La intención del maestro Serna es que, al quedar establecido un departamento, éste puede apoyar a otras facultades de la universidad con estudiantes invidentes.

Mientras tanto, con el apoyo de sus padres, los jóvenes mantienen una actitud optimista ante la vida y esperan continuar con sus estudios que los lleven a destacar dentro del difícil mundo de la música.