26 de octubre de 2014 / 01:39 p.m.

Monterrey.- Para muchos la palabra Clásico Regio significa rivalidad de equipos y afición, colores y futbol, todo por defender el orgullo pambolero de la sultana del norte.

Pero hay otros que a pesar de este tipo de encuentros deportivos no dejan que la euforia los sobrepase y anteponen sus lazos de amor.

Como Melisa y Everardo desde hace cinco años acuden a presenciar los clásicos ya sea en el Universitario o en el Tecnológico, él es Rayado de Corazón y ella Felina hasta la muerte, pero eso no les impide que el amor que le tienen a sus colores sobrepase la cancha y al contrario siempre buscan que reine la armonía entre ellos, diciendo que gane el mejor.

Pero también madre e hija viven la pasión del clásico juntas confiando que el equipo de sus amores gane, pero cuando el de la otra pierde se apoyan.

Como ellos hay miles de  rivales de equipos, pero tampoco olvidan el lazo, cariño y afecto de amor, amistad o hermandad que existe entre ellos.

 

FOTO: Especial

DENISSE MESTA