REDACCIÓN
5 de abril de 2017 / 10:01 p.m.

MONTERREY.- La ex magistrada de la sexta sala del Tribunal Superior de Justicia, Rosa Elena Grajeda Arreola, está sentando un precedente, porque ganó un amparo en el que la justicia federal la protege para que el Gobierno del Estado le conceda el haber de retiro de por vida que reclama, el cual representa un ingreso extra a la pensión que recibe por parte del Isssteleón.

Fue el juez primero de distrito en materia administrativa, quien emitió el falló a favor de Grajeda Arreola dentro del amparo 1578/2016, el cual promovió en contra de acciones del Tribunal Superior de Justicia.

Según las listas de acuerdo publicadas en dicho recinto judicial, fue el martes, cuando el juzgador resolvió a favor de la ex funcionaria que en mayo del año pasado dejó el cargo que ostentaba, porque quedó jubilada.

De acuerdo a los registros, es la primera vez que un ex funcionario estatal hace ese tipo de reclamos económicos, por lo que con la resolución que emitió juzgador de la federación, Rosa Elena Grajeda está registrando un precedente legal con el que, presuntamente, podrán favorecerse otros de sus ex compañeros.

La ex magistrada inició su segunda lucha legal en junio del año pasado, unas semanas después de haber concluido sus servicios como funcionaria estatal, lo cual ocurrió el 26 de mayo del 2016.

Pues, la primera la hizo en 1999, después de ser destituida como magistrada por el entonces gobernador Fernando Canales Clariond, quien tomó como avales las determinaciones del pleno del Tribunal Superior de Justicia y la 68 legislatura.

En ese año, después de su destitución, la ex magistrada comenzó la primera batalla legal, la cual ganó en noviembre del 2000, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió a su favor y ordenó su reinstalación en el cargo que le habían quitado, sin haberle respetado sus derechos.