27 de marzo de 2014 / 09:38 p.m.

  

Monterrey.- Podría ser el próximo lunes cuando el alcalde de Cadereyta, José Emeterio Arizpe Telles, nombre al nuevo secretario de Seguridad Pública en sustitución del General Ricardo César Niño Villarreal, quien renunció tras el escándalo de policías que prestaron sus armas largas a alumnos de una secundaria para que se fotografiaran.

Por el momento, las autoridades municipales analizan el perfil de varios candidatos, algunos de los cuales, según trascendió, son de extracción militar.

Una fuente del Ayuntamiento señaló que durante los últimos días el presidente municipal se ha dedicado, junto con su equipo, a estudiar las opciones.

A partir del próximo lunes, en cualquier momento o día, podría darse el nombramiento, que factiblemente recaería en un militar retirado, según trascendió.

El General presentó su renuncia la noche del martes, 13 días después del incidente de los policías en una escuela secundaria del municipio de Santiago.

En un comunicado de prensa se dio a conocer que el mando policial asumió la responsabilidad de esos hechos, al señalar que se trató de oficiales que estaban bajo su mando.

En el mismo informe, emitido por el Municipio de Cadereyta, el Alcalde reconoció la labor del militar al frente de la Secretaría, pues afirmó que los índices delincuenciales se redujeron en aquella localidad.

Niño Villarreal había asumido el puesto en mayo de 2012 y, durante su gestión, no se habían registrado, al menos en forma pública, casos de abusos policiacos o acciones negativas de los elementos.

Su renuncia se dio luego de que el pasado 12 de marzo, oficiales del Grupo de Reacción de la Policía de Cadereyta acudieron a la escuela secundaria número 61, ubicada en la comunidad de La Tinaja, en Santiago, Nuevo León.

Además de permanecer en una jurisdicción que no les correspondía, los uniformados llevaron sus armas de alto poder y se las prestaron a varios alumnos para que se tomaran fotografías.

Luego, esas gráficas fueron subidas por los estudiantes a sus respectivos perfiles de Facebook, generando la indignación de los padres ante el riesgo que eso representaba.

Agustín Martínez