ZYNTHIA VANEGAS
14 de agosto de 2015 / 08:23 a.m.

Monterrey.- A un año de el derrame de petroleo en el rió San Juan en Cadereyta, Nuevo León, Petroleos Mexicanos señala que han realizado numerosas acciones para revertir la afectación provocada por una toma clandestina, que representaron cerca de 150 millones de pesos.

La mancha en el río fue detectada el 16 de Agosto del 2014 y desde entonces señalan haber atendido de inmediato el incidente con la limpieza en canales, acequias, el cauce, márgenes del río, retiro de maleza posterior a ello el análisis de laboratorio especializados cuyos resultados arrojaron la no presencia de hidrocarburos en la acequia y el río.

Más de 500 personas de la comunidad fueron contratadas, además de trabajadores de Petóleos Mexicanos para que participaran en las labores de limpieza

Mencionan mediante un comunicado que las acciones que implementaron de manera oportuna impidieron que el hidrocarburo llegara a la presa "El Cuchillo" que es la principal fuente de agua de la ciudad de Monterrey y municipios conurbados.

Antre la solicitud de vecinos de Cadereyta que señalaban que el agua de las norias y pozos era de mala calidad, realizaron muestreos y análisis en coordinación con diferentes instancias como PROFEPA, CONAGUA, INAL Secretaria de Salud y Dirección de Ecológia, los estudios fueron acreditados por reconocidas instituciones donde se concluyo que no existía hidrocarburo ni derivados y el agua era de excelente calidad

Además de las pérdidas económicas generadas por el producto derramado y la reparación del ducto, las labores de recuperación del crudo, limpieza del área afectada y disposición segura de materiales contaminados -tierra y maleza principalmente-, representaron para Pemex una erogación del orden de 150 millones de pesos.

A finales del mes de octubre, concluyeron totalmente las labores de limpieza y retiro de materiales contaminados, dando con ello paso a la etapa de caracterización.

Pemex contribuyó a la rehabilitación de 2.6 kilómetros en dos canales de riego de los ejidos Hacienda Dolores, Concepción y Santa Isabel. Con ello, se beneficiaron 117 propietarios, la obra concluyó en Marzo del 2015.

Petróleos Mexicanos fue víctima de un acto vandálico que generó afectaciones a la comunidad, al medio ambiente y a la economía de la empresa.