SANDRA GONZÁLEZ
28 de abril de 2015 / 07:37 a.m.

MONTERREY.- Operar una corporación conformada por aproximadamente cinco mil elementos requiere un estricto control de las funciones de cada uno de sus integrantes.

Por ello, a cuatro años de existencia y a seis meses de que concluya la actual administración, el Gobierno del Estado publicó el Reglamento de la Ley de la Institución Policial Estatal Fuerza Civil.

Éste viene a complementar la ley de creación del cuerpo policial definiendo la actuación y responsabilidad de cada elemento, desde el comisario general, pasando por los mandos medios y hasta los uniformados.

En el Periódico Oficial del Estado, publicado este 27 de abril, se explica que el reglamento tiene el objeto de "estipular el ejercicio del mando, disciplina y la estructura interna; tanto operativa como administrativa de la Institución Policial Estatal Fuerza Civil como órgano desconcentrado de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado".

Fuerza Civil se creó el 14 de septiembre de 2011 bajo el modelo de la Policía Acreditable ordenado por el Gobierno Federal, a fin de erradicar la corrupción y profesionalizar a las policías estatales.

En el mencionado reglamento también se incluyen algunos ajustes para la correcta operación de la corporación policiaca, detalles que se fueron identificando durante el período de existencia, según se informó en la publicación.

Dentro de los capítulos que contiene el documento se encuentran el nombramiento y ejercicio del mando; la organización, y los grados y cargos, todos con los requisitos para cada puesto.

También dentro del capítulo quinto correspondiente a la comisaría general, que actualmente ocupa Felipe de Jesús Gallo Gutiérrez, recae la responsabilidad de, entre otras cosas, proponer los nombramientos de los mandos superiores de la institución, así como proponer la ubicación de las sedes oficiales, campos policiales o puntos fijos por razón de despliegue y logística que considere necesarios.

Asimismo, detalla la composición de las unidades operativas, que es el estado de fuerza de la institución y que se organiza jerárquicamente.

Cabe señalar que en dicho reglamento se especifican de manera explícita todos los protocolos que tiene que llevar a cabo el policía al atender un reporte, desde brindar auxilio y protección hasta la supervisión de los plazos legales para poner a disposición a los detenidos, lo cual se establece en el nuevo sistema de justicia penal acusatorio.