MILENIO DIGITAL
19 de octubre de 2015 / 07:56 a.m.

Monterrey.- El secretario de Seguridad del Estado, general Cuauhtémoc Antúnez Pérez, se pronunció a favor de la aplicación del Mando Único, al considerar que traería muchas ventajas, porque se unificarían procedimientos y estrategias en la materia.

En entrevista para Cambios, el funcionario estatal expresó que dialogará con Adrián de la Garza Santos una vez que éste asuma la alcaldía regiomontana, para plantearle que se haga cargo de la seguridad en el municipio.

General, hay una tendencia que el Ejecutivo federal había mencionado hace unos meses: buscar el Mando Único. ¿Usted qué piensa de eso?

Tiene muchísimas ventajas. ¿Cuáles serían las fortalezas del Mando Único? Primero, que no habría una multitud de Policías. En el caso de Nuevo León sería una sola Policía. ¿Qué permite esto? Que haya un canal directo, una cadena de mando directa del responsable del Mando Único hacia los demás, porque como estamos ahorita trabajando hay muchos mandos; en los 51 municipios hay 51 mandos, y eso provoca una diversidad de actuación, de procedimientos, de conductas, incluso, del personal de la Policía.

Con ese Mando Único se orientaría todo a lo que se pretende ser que se constituya la Policía en México. Yo le veo muchas fortalezas.

Fuerza Civil
El General dijo que buscará un acuerdo con el municipio de Monterrey para retirar a los policías de Fuerza Civil y ubicarlos en sitios donde no hay vigilancia | ARCHIVO

El municipio de Monterrey es vigilado por la Policía de Monterrey y por Fuerza Civil, y desde hace ya al menos tres periodos de alcaldes se ha hablado que esa situación pueda cambiar. ¿Cuál es la postura o el plan de esto para esta etapa nueva?

Ahora que entre el presidente municipal hablaremos con él y buscaremos un acuerdo para que él retome la responsabilidad de su municipio y a nosotros nos permita emplear esa Fuerza Civil en otros lados en donde tenemos poca presencia. Sin embargo, vamos a escuchar sus fortalezas, sus debilidades, qué es lo que propone.

¿Qué encontró usted cuando llegó? Sin regresarnos al pasado, pero usted llegó, hizo cambios en la corporación, al menos en los mandos, ¿notó algo?


En Fuerza Civil vi en los muchachos una excelente actitud en ellos, deseosos de servir a la sociedad, pero había algunos vacíos de autoridad, posiblemente un poquito de relajamiento de la disciplina o poca atención hacia ellos. Las necesidades del trabajo son muchas, no con esto quiero decir que hicieron mal los anteriores funcionarios de Fuerza Civil, lo que sí es imperativo es que siempre haya una cercanía, el mando con sus elementos.

Antes de su nombramiento, el equipo de transición visitó los penales y detectó una sobrepoblación; se habla de un 40 por ciento. ¿Usted cómo encuentra ese tema?

Efectivamente, hay sobrepoblación, eso no se puede ocultar. Es un problema muy complejo el de los penales y estamos accionando para llegar rápidamente a una solución. Afortunadamente, hay audiencia con las autoridades de la Federación para explicarles cuál es la situación real de los penales de Nuevo León, y con el apoyo de ellos, buscar hacer los cambios pertinentes.

Hace poco tiempo los militares se fueron del resguardo de los penales. Se retiraron porque era el término del convenio, ¿esto se va a reanudar?, ¿usted ya lo solicitó?

El señor gobernador ya hizo las gestiones necesarias ante mi general, secretario de la Defensa, para retomar nuevamente los convenios, y nuevamente personal del Ejército coadyuve con las actividades de seguridad pública, porque Nuevo León lo merece.

Sedena
En el nuevo gobierno estatal, la prioridad no es que el Ejército resguarde los tres penales de Nuevo León | ARCHIVO

¿No está contemplado que el Ejército vuelva a apoyar en los penales?

En el convenio que se firme vamos a tratar de incluirlo, pero eso no va a ser la prioridad.

Algunos cuestionan el porqué de los mandos militares, y hay otros que defienden la idea; usted, obviamente como militar, puede decir qué puede marcar la diferencia.

Todas las Policías del mundo tienen un tronco común, que son sus cimientos, de formación, y ese tronco común es netamente militar. No venimos a actuar con tácticas militares aquí, venimos a reorientar las estructuras, cohesionar a la gente, enseñarles a los muchachos que deben servir a la comunidad, venimos a darles una formación adecuada, que exista orden, disciplina y respeto.

Me tocó el surgimiento cuando se estaba gestando Fuerza Civil, propusimos que se entrenara militarmente, y así se hizo, y ustedes vieron el surgimiento de Fuerza Civil, y yo les digo que hoy son el orgullo de Nuevo León, y fue un modelo que se replicó en otras partes de la República, y de eso se debe sentir orgulloso Nuevo León y las autoridades que en su momento lo concibieron y lo formaron.

Y no solamente esto, mejorarla, proyectarla, que sea la número uno en el país, ¿y por qué no?, que sea reconocida a nivel internacional.