GUADALUPE SÁNCHEZ
13 de septiembre de 2015 / 05:40 p.m.

Monterrey.- Tras darse a conocer las facilidades que otorgará la iglesia católica para la anulación de matrimonios, han surgido grandes dudas y polémica.

El Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, reiteró que el matrimonio es indisoluble y que lo anunciado por el Papa Francisco, no es un trámite exprés para aquellos que están pensando en el divorcio por la iglesia católica.

“El matrimonio siempre ha sido indisoluble, es decir, no se puede romper, pero la iglesia también sabe que hay situaciones y que hay causas que pueden decirnos que no hubo matrimonio, y por lo tanto que tiene que declararse nulo”, dijo Cabrera López.

Además, informó que en el proceso se hace una investigación y se toman en cuenta los sentimientos de las personas.

“Entre las muchas causales puede ser la inmadurez de quienes contraen matrimonio, o también situaciones en las que no quedó clara la verdad de quien habla y de quien contrae, como también vamos a hablar de la movilidad que tienen los sentimientos en nuestro tiempo, hay personas que hoy se casan y en 8 días se divorcian”, dijo.

Explicó que anteriormente el proceso era largo porque se tenía que llamar a muchos testigos; pero con las reformas al derecho canónico esto incluso será gratis.

“Esto no es una barata, aunque se nos pide que sean llevados a cabo sin costo alguno, pero no significa una barata.”,

Para culminar, ante el incremento de solicitudes para anular matrimonios en el estado, aseguró que se tendrán que revisar los casos y buscar lo mejor para los esposos y para los hijos.