31 de enero de 2014 / 02:27 a.m.

Monterrey.- En un suceso que marca un antes y un después cuando de extorsiones o chantajes telefónicos se habla, un menor de tan sólo dos años de edad fue recuperado sano y salvo en Nuevo León, días después de que fuera secuestrado en Sonora.

Los procuradores de Nuevo León, Adrián de la Garza, y de Sonora, Carlos Navarro, detallaron paso a paso el calvario que vivió el padre del pequeño Zander Alan Puertas Vargas, quién le perdió la pista el pasado domingo en un centro comercial.

Influenciado por un engaño telefonico, el hombre dejó al niño en manos de María Dolores Rojas Martínez, detenida en Nuevo León como responsable de estos hechos pero, que a su vez, también se encontraba bajo las amenazas de la misma persona.

La mujer fue interceptada en una farmacia junto a su hijo y el menor raptado, cuando retiraba dinero que los extorsionadores le depositaban para continuar su travesía.

Las autoridades de Nuevo León y Sonora se declararon sorprendidas por el grado de engaño que los delincuentes, presumiblemente recluidos en el penal de Altamira, Tamaulipas, lograron montar para mantener cautivos al teléfono a dos personas.

Todos los involucrados quedaron a disposición de la autoridad de Sonora. La Procuraduría de dicha entidad determinará si María Dolores es responsable o bien, una víctima más en este caso.

Luis García