MARCELA PERALES @marce_reportera
24 de octubre de 2016 / 09:49 a.m.

MONTERREY.- Existen vecinos que se odian a muerte. Es una realidad en Nuevo León. Los problemas comienzan por situaciones como el ruido, las mascotas o pleitos del pasado. El sector poniente de la ciudad es una zona de alta incidencia y hoy le presentaremos el caso que se vive en una de las calles del fraccionamiento Fray Servando Teresa de Mier, donde dos familias llevan más de 20 años peleando... por un árbol.

"Fue creciendo el árbol, fue creciendo y fue dañando mi propiedad. Fui a pedir ayuda y me dijeron que mientras ella no quisiera no se podía, pero mi propiedad se estaba dañando", dijo Irma Lerma quien se ha visto afectada luego que su vecina plantara un fresno en el patio.

Ese árbol al principio no dio problema, pero al paso de los años, por naturaleza, creció y llegó a destrozar uno de los cuartos.

Una parte de la pared resanada se encuentra el tronco del árbol que ya levantó el piso de esta habitación, incluso también se observan diferentes cuarteaduras que ya hicieron inservible este cuarto.

Entre negación de una parte y desesperación de la otra por podar el árbol, Irma y su vecina viven en conflicto, junto con sus respectivas familias.

"Maldiciones, se puede decir. Verbalmente si me humilló mucho”, dijo.

“Se siente uno mal porque yo veo como familia a mis vecinos", considera.

Es fecha que los propietarios se niegan a hablar del tema, al menos el equipo de Telediario intentó escuchar su versión dos días consecutivos, pero no obtuvimos respuesta.

"Es cuestión de todos los días cuando tratamos de mediaciones que nos lleguen asuntos de temas vecinales, estamos viendo una cultura de atención al conflicto indebida es la que genera este tipo de problemas y también el estrés con el que está la gente", dijo la especialista en mediación Daniela González.

Los pleitos entre vecinos, que forman parte de los conflictos urbanos, son más comunes de lo que se cree.

La última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, indica que en el estado, hasta septiembre del 2016, los motivos que generan algún enfrentamiento lo encabezan los vecinos, en un 17.8 por ciento.

Le siguen los problemas por estacionamiento en un 10.8 por ciento. Un 9.5 son los conflictos por mascotas, el 7 por ciento por chismes y el 6.3 son problemas en el transporte público.

"Aquí en México escuchamos problema, escuchamos conflicto y de inmediato nos pone la piel de gallina, a la defensiva porque lo tenemos como algo muy negativo", agregó la especialista.

Emy Gutiérrez atribuye estos problemas al estrés de las personas y la falta de cultura entre humanos. No tanto a la falta o presencia de autoridades, porque ese es otro tema.

Mañana le diremos las maneras de poder resolver estos conflictos, sin que lleguen a presentarse consecuencias fatales.