28 de marzo de 2014 / 10:29 p.m.

La Jornada Mundial de la Reconciliación fue instituida por primera vez por el Papa Francisco, y en Monterrey se puso a disposición para que durante 16 horas tuvieran acceso al sacramento, en las basílicas y las parroquias representativas de los 24 decanatos.

Monterrey.- Una reconciliación con Dios facilita a la persona el perdón hacia los demás, y eso crea un clima que favorece la paz, aseguró el Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, al iniciar la Jornada Mundial de la Reconciliación.

Sin protocolos ni ceremonias, el Arzobispo comenzó su día a las seis de la mañana en el confesionario, donde recibió a un buen número de feligreses que quizá ni se imaginaron con quien estaban confesándose.

La Jornada Mundial de la Reconciliación fue instituida por primera vez por el Papa Francisco, y en Monterrey se puso a disposición de los católicos a los sacerdotes necesarios para que durante 16 horas tuvieran acceso al sacramento, en las basílicas y las parroquias representativas de los 24 decanatos.

Muchos aprovecharon a temprana hora, dijo el presbítero, y el flujo bajó después de las ocho de la mañana, que es cuando la mayoría comienza sus labores diarias, pero volvió a intensificarse por la tarde.

FRANCISCO ZÚÑIGA