CÉSAR CUBERO
2 de noviembre de 2017 / 03:48 p.m.

ESPECIAL.- La hermana Consuelo Morales Elizondo, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, AC (Cadhac), insistió en que, de acuerdo a los testimonios de familiares de internos en el penal de Cadereyta, hubo más de 50 muertos en los hechos del 10 de octubre en ese lugar, aunque admitió que no tienen ninguna denuncia por parte de algún familiar al que no le haya sido entregado el cuerpo de su ser querido.

Además, la fundadora de Cadhac hizo referencia que tras los hechos de febrero de 2016 en el penal del Topo Chico, en el que 49 internos murieron, las autoridades penitenciarias de ese centro fueron separadas de sus cargos y luego encarceladas, en tanto que los funcionarios del penal de Cadereyta siguen en sus puestos.

Por ello, pidió que dichos servidores públicos sean retirados de sus puestos mientras se realiza una investigación "pertinente y transparente".

Todo esto, indicó la activista, derivado de que la autoridad no ha sido transparente en informar qué fue lo que sucedió en el penal de Cadereyta, por qué se uso la fuerza letal y cuál fue el número real de personas fallecidas y lesionadas, entre otras cosas.

"Los internos fueron víctimas de tratos crueles, inhumanos y degradantes, tales como golpes, uso de balas de goma, uso de armas letales, fracturas en manos, piernas, cabeza y cráneo, internos violados con macanas e internos aventados varios pisos por las escaleras.

"Además también reportan que al menos 50 personas privadas de la libertad perdieron la vida durante los hechos violentos ocurridos en Cadereyta", señaló Morales Elizondo, de acuerdo a lo que le manifestaron los familiares de los internos.

Para Cadhac, los testimonios de los familiares seguirán siendo la verdad mientras que la autoridad, de una manera transparente, "no demuestre lo contrario", aseguró la hermana Consuelo.

"Nosotros insistimos en que son más, mucho más de 50 (muertos), por eso pedimos que se haga una investigación, pero no por gente de aquí, sino que se haga una investigación objetiva y seria, estamos pidiendo la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

"Necesitamos no jugar con las cifras, son personas, y lo que necesitamos como sociedad es tener una investigación seria, y que haya una sanción a quienes resulten responsables", precisó.


pjt