REDACCIÓN
5 de septiembre de 2017 / 06:07 p.m.

MONTERREY.- Él bebe de un mes de nacido que el domingo fue encontrado sin vida en su domicilio de la colonia Altamira, en Monterrey murió por cuestiones naturales, de acuerdo a los resultados de la autopsia que le realizaron médicos forenses del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales.

Aunque al inicio de la investigación se mencionó que el recién nacido tenia golpes en la cabeza, los expertos en medicina legal establecieron que pereció de asfixia por bronco aspiración.

Independientemente de los resultados de la autopsia, la Procuraduría de Justicia continúa investigando el caso y buscando al padre de la pequeña víctima, quien desapareció después de que se hizo el reporte de los hechos.


Fue María Guadalupe Jaramillo Jasso, quien descubrió sin vida a su bebé en el domicilio ubicado en la calle San Salvador, número 20, y San Agustín, en lo alto de la mencionada colonia.

De acuerdo a los datos que recabo el agente del Ministerio Publico que integra la carpeta judicial del caso, él bebe nació el pasado 24 de julio y aun no estaba registrado, pero sus familiares aseguraron que tenían planeado llamarlo Jorge Alejandro Celaya Jaramillo. Tras reportar el deceso de su niño, la mujer explicó que salió de la vivienda y lo dejo al cuidado de su padre, Jorge Celaya Torres, de 34 años.

Agregó que regresó a la casa alrededor de las 08:00 horas del domingo y aseguró que al entrar a la vivienda inmediatamente le preguntó a su esposo por el pequeño, pero como le dijo que no había despertado se acercó a verlo y lo encontró sin respirar.


pjt